No importa cuantas veces lo veo, el final del ESDLA siempre me hace llorar…