¡Creatividad! Así se hizo la escena más asquerosa de Alien

Así se hicieron los efectos especiales de alien

El equipo de producción de Alien tuvo que vaciar toda su nevera para crear a unos efectos especiales únicos nunca antes vistos en la historia de la ciencia ficción


Dentro de nada podremos disfrutar de Alien: Romulus, la esperada continuación de la saga protagonizada por el monstruo más aterrador del cine de ciencia ficción y hace poco Fede Álvarez reveló que había tomado la decisión de grabar buena parte de su película utilizando efectos prácticos para dotar de mayor realismo al monstruo.

Esto no es algo nuevo en la saga, el xenomorfo original fue esculpido a mano por el talentoso artista H.R. Giger, que también se encargó del diseño de la nave de los ingenieros y de otras criaturas para las que hizo falta una pizca de creatividad y alimentos que puedes encontrar en tu cocina, toma nota por si quieres construir tu propio Alien.

Los riquísimos efectos prácticos de Alien

La producción tuvo que tirar de creatividad para mostrar unos efectos nunca antes vistos en la historia del cine, por lo que se valieron de cualquier cosa que estuviese en sus manos y diese la sensación de visceralidad. ¿Recordáis el momento en el que Ripley descubre los planes ocultos del androide Ash?

El sintético de la Weyland Corporation casi acaba con la vida de la teniente de no ser por la intervención de sus compañeros que terminan separando la cabeza del androide de su cuerpo para comprobar que de su interior brota un líquido blanquecino que hace de sangre entre multitud de circuitos y cables.

El resultado de la escena no pudo quedar más creíble, tan real como los espaguetis, aros de cebolla y leche que se utilizaron para simular las entrañas del sintético, parece que la Weyland no escatimó en gastos, como diría John Hammond. Hay otro momento en el que la producción hace gala de su alto dominio de los alimentos.

Así se hicieron los efectos especiales de alien

Cuando Ash estudia por primera vez al Facehugger, retira una capa de piel de la criatura para poder acceder a los órganos internos, la verdad es que dichos órganos se ven muy "frescos", tanto como el marisco con el que rellenaron a la criatura para simular su interior.

Más vale creatividad que CGI sin control, no hay nada más real que lo que capta la propia cámara, debió pensar Ridley Scott, que gracias a estos trucos tan originales se llevó una estatuilla a los mejores efectos especiales en la gala de 1980.

Esperamos que Alien: Romulus siga los mismos pasos que su predecesora y nos traiga bastantes curiosidades de las que hablar, el 16 de agosto veremos que tal lucen los nuevos xenomorfos, esta vez serán ellos los que se den un festín con los miembros de la Weyland-Yutani.

No olvides seguirnos en Google NewsXFacebookInstagram y nuestro canal de WhatsApp.

Daniel Martinez

Redacto sobre ciencia ficción y fantasía - Amante del mundo audiovisual, estudié dirección cinematográfica y tengo predilección por el género de ciencia ficción, mi vida transcurre a 24 frames por segundo.

Subir