SERIES DE CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA

Las 10 muertes de Juego de Tronos más impactantes de la saga

¿Cuáles son las 10 muertes de Juego de Tronos más impactantes de la historia de la saga? Repasamos su trayectoria tras La Casa del Dragón.

Las muertes de Juego de Tronos es una de las cosas más clásicas de la saga. Es imposible separar la fantasía oscura de George R.R. Martin de la violencia, la sangre y las tristes despedidas. Nos acostumbramos con la serie original de HBO… O eso creíamos. Porque La Casa del Dragón ha vuelto a poner de manifiesto que no. No estamos preparados para decir “adiós” a personajes a los que llegamos a querer como si fueran reales.

La Casa del Dragón avanza inexorablemente hacia el final de su primera temporada. La precuela de Juego de Tronos se ha ganado (con razón) un huequito en nuestros corazoncitos. El próximo día 23 de octubre llegará la conclusión de la primera entrega. Todo apunta a que nos van a dejar con las ganas, justo cuando comience la Guerra Civil Targaryen. Una guerra civil que fue denominada como la Danza de los Dragones.

El último episodio de La Casa del Dragón, del que os hemos hablado esta misma mañana, ha puesto de manifiesto el poder que tiene el mundo de los Siete Reinos para cautivarnos. Pero también para rompernos el corazón. Por eso, hoy vamos a recordar todas esas muertes de Juego de Tronos que nos rompieron el alma en mil pedazos. Todavía estamos recomponiendo algunos de ellos y ya nos están dando más dolores de cabeza.

¡Estas son las 10 muertes de Juego de Tronos más impactantes de la saga!

10- La “no muerte” de Jon Snow

Jon Snow

Comencemos haciendo trampa, pero con matices. La muerte de Jon Snow en Juego de Tronos fue uno de los momentos más imprevisibles de la historia de la franquicia. Es cierto que luego resucitó y todo ese rollo, pero nos dejó completamente boquiabiertos. Ninguno terminamos de creérnoslo. Además, fue muy impactante ver morir al gran “protagonista” de la serie a manos de sus propios hermanos de la Guardia de la Noche.

9- La pira funeraria de Shireen Baratheon

La muerte de Shireen Baratheon

No solo fue una de las muertes de Juego de Tronos más impactantes, también provocó una polémica alucinante en redes sociales. Shireen Baratheon fue entregada a las llamas por culpa de Melisandre y la locura de Stannis Baratheon. Fue un sacrificio al Señor de la Luz. Un sacrificio que, como comprobamos, fue verdaderamente innecesario. Seguramente, el único que lloró junto a nosotros fue el gran ser Davos Seaworth, el Caballero de la Cebolla.

8- El último baño de Tywin Lannister

La muerte de Tywin Lannister

Hay que tener mucho cuidado con lo de ir al baño en el mundo de Poniente. En La Casa del Dragón todavía no hemos tenido una de éstas, pero tampoco nos sorprendería. ¿Quién no recuerda la ‘vendetta’ de Tyrion Lannister contra su padre? Es imposible olvidarse de esa maravilla de escena. Como decimos en España: “Donde las dan, las toman”.

7- La despedida de ser Jorah Mormont

Ser Jorah Mormont y Daenerys Targaryen

Uno de los momentos más duros, pero también más tiernos, de la historia de la saga de George R.R. Martin. El fiel escudero y protector de Daenerys Targaryen pereció en la Batalla de Invernalia defendiendo a la mujer que amaba y a la reina en la que creía. Hasta el final de sus días, fiel a su corazón y a sus sentimientos. Todo un caballero.

6- El suicidio de Tommen Baratheon

La muerte de Tommen Baratheon

Una de las muertes de Juego de Tronos que más impactaron a todos los espectadores. Aparte de lo inesperado del momento, la secuencia entera empleó unas técnicas narrativas de montaje tan extraordinariamente bien pulidas que nos puso la piel de gallina de principio a fin. La muerte de Tommen Baratheon es uno de esos momentos televisivos que jamás se olvidarán, por lo que sucedió, pero sobre todo por cómo sucedió.

5- El parto de Aemma Arryn

La muerte de Aemma Arryn en La Casa del Dragón

No podíamos olvidarnos de una de las pocas muertes (por ahora, gracias a los Siete) que hemos tenido en La Casa del Dragón. El parto de Aemma Arryn quizás no nos obligara a despedir a un personaje que amábamos. A fin de cuentas, aún no habíamos llegado a cogerle cariño. Sin embargo, la exposición audiovisual, la cantidad de sangre, la súplica de ella por querer vivir, la elección de su marido… Todo fue tan duro que merece estar en el quinto puesto.

4- La decapitación de Ned Stark

Ned Stark es una de las muertes de Juego de Tronos más recordadas

Es una de las muertes de Juego de Tronos más famosa y una de las despedidas más duras de la historia de la televisión. Nada nos preparó para decirle “adiós” al que creíamos el protagonista durante la primera temporada. El patriarca de la familia Stark se vio acosado por el juego palaciego de Cersei Lannister, Meñique y compañía y dejó su cabeza en el Septo de Baelor, frente a la mirada conmocionada de su hija pequeña.

3- La famosa Boda Roja

La Boda Roja está entre las muertes de Juego de Tronos más famosas

¿De verdad merece la pena decir algo? Que cada cual recuerde lo que sintió al ver la Boda Roja. Yo estaba comiendo y tuve que dejar el plato a medias. Durísimo.

2- El brutal asesinato de Oberyn Martell

La muerte de Oberyn Martell

A veces, en el silencio de la noche, en la oscuridad de mi hogar, puedo escuchar el “crac” y sentir el dolor en lo más profundo de mi corazón. Y otras veces, sencillamente, sueño con que eso nunca pasó.

1- El adiós a Viserys Targaryen

La muerte de Viserys Targaryen en La Casa del Dragón está en el top de muertes de Juego de Tronos

La primera gran muerte de La Casa del Dragón y una de las muertes de Juego de Tronos más impactantes de todos los tiempos. Para mí, es la que más me ha llegado. No es violenta ni sangrienta. Tampoco es épica. No muerte en un campo de batalla. Tampoco se deja la vida por una gran causa, otro personaje o un ideal. Es la vida en grado sumo. La maldita vida que castiga hasta convertirte en una mísera sombra de lo que fuiste.

La muerte de Viserys en La Casa del Dragón es uno de los momentos más impactantes de la historia de la fantasía. Jamás se había tratado con tanta naturalidad y tanta exposición en el género la caída en desgracia y la enfermedad de un rey. Para colmo, su fuerza de voluntad, su deseo de mantener la paz que heredó de Jaehaerys I, su necesidad de mantener el reino unido… Y la despedida. “Mi amor”. El anillo de Aemma. Discúlpenme, estoy llorando de nuevo.

Artículos relacionados:

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba