MARVEL

Marvel es una máquina imparable de éxito y talento

¿Es posible frenar el éxito de Marvel Studios? El UCM ha conseguido hacer algo imposible y ya no se puede detener. Esto es para siempre.

Cuando era adolescente, comencé a obsesionarme con el concepto de los dioses. No de Dios, sino de dioses, en plural. Las cosmogonías tenían algo irresistible para mi mente juvenil. Las dinámicas entre las divinidades, los conflictos de poder, la violencia. Para cuando quise darme cuenta, ya me había convertido en un mitómano de los pies a la cabeza.

En ese sentido, no debería sorprender a nadie que los superhéroes se transformaran en una parte de mi vida imprescindible. A fin de cuentas, los universos de ficción de Marvel, DC Comics, Valiant y compañía no dejan de ser los dioses y las mitologías modernas. Alguno incluso haría un sacrificio en nombre de un héroe, si fuera necesario.

Poco a poco, el ocio y el entretenimiento que encontré en los cómics se me plantearon como algo mucho más profundo e interesante, más complejo y simbólico. Todavía hoy siento lo mismo por los superhéroes. Creo que han forjado un vínculo con el público tan estrecho como lo hicieron antes las mitologías griegas y egipcias, por poner dos ejemplos.

Marvel Studios D23 2022

Entonces, llegaron las películas. Y lo que estaba reservado para unos pocos —el mundo del cómic, guste o no guste, tiene menos afluencia— acabó llegando a la cultura popular de masas. El mundo descubrió el poder de los superhéroes, descubrió la capacidad que tienen estos mundos de ficción y fantasía de establecer paralelismos con el nuestro.

No es casualidad que el auge de los superhéroes —Iron Man y El Caballero Oscuro marcaron el punto de inflexión en 2008— viniera de la mano con la primera gran crisis económica del siglo. Y tampoco es casualidad que su consolidación y expansión sin freno se dé en un contexto socioeconómico tan cruel, decadente y depresivo como el de los últimos años.

Sin embargo, mientras que al principio había más diversidad en cuanto a oferta y demanda, ahora, en pleno 2022, debemos rendirnos a una evidencia más que tangible: Marvel Studios se ha convertido en una máquina imparable de éxito y talento.

“Este universo es nuestro hogar. Nos sentimos cómodos y felices en él”

Hace unos años, yo era de los que decía que el estudio presidido por Kevin Feige había establecido una especie de fórmula que replicaba en todas las películas del UCM. No importaba el personaje o la historia. La fórmula lo era todo. Parecía una fábrica de reproducción de imágenes. Algunos lo «denunciamos», pero seguíamos disfrutando de los productos.

Confieso que, a pesar de haberme equivocado en muchas ocasiones, no siento arrepentimiento por opinar de esa forma. Aún hoy creo que Marvel Studios hizo de aquella fórmula su leitmotiv de producción y trasladó aquella necesidad empresarial a todos y cada uno de sus proyectos. Sin embargo, ya no lo veo como algo peyorativo.

Creo que Marvel Studios hizo lo que hizo en su día para ser lo que es en la actualidad. Estableció unas líneas generales en su narrativa —las Gemas del Infinito— y también un tono característico para todas y cada una de sus películas. Con eso hizo que el público no se perdiese a la hora de seguir la historia y generar vínculos con los personajes y el universo ficticio.

Una y otra vez, Marvel Studios llevó a los cines a millones de personas y les dio un capítulo más en su historia global, al mismo tiempo que le estaba gritando al público: «Mira, estás en tu casa. Tranquilo. Simplemente, disfruta. Esto es lo que has venido a ver. Solo queremos que disfrutes».

Y eso es, precisamente, lo que hizo el público. El Universo Cinematográfico de Marvel sentó unas bases que, poco a poco, se consolidaron. Las líneas maestras se transformaron en sentimientos y emociones, y por eso pudimos gritar, llorar, saltar y volvernos locos cuando llegó el estreno de Vengadores: Endgame.

iron man chasquido

Más allá de eso, la Fase 4 del UCM es un golpe sobre la mesa del género de los superhéroes y de la propia identidad del estudio. Kevin Feige se ha dado cuenta de que ya no necesita generar ningún vínculo con el público. Ya lo tiene metido en el bolsillo. Marvel Studios es nuestro hogar y nos sentimos cómodos y felices cuando estrenan algo nuevo.

Por ello, han ido un paso más allá. La «fórmula Marvel» ya no se siente como una dosis de repetición que genera filmes replicantes. Ahora, sólo es un puñado de sal y pimienta, la guinda en el pastel, el toque que le da tu abuela a las croquetas o la tortilla de patata para hacer que sea lo mejor que has comido en tu vida y lo añores incluso cuando ella ya no esté.

Las series y películas de Marvel en la Fase 4 del UCM se sienten radicalmente distintas las unas de otras, pero al mismo tiempo es la Marvel Studios de toda la vida. ¿Sabéis por qué? ¿Queréis saber por qué han conseguido que unas divinidades, una cosmogonía, se sientan y se vean como parte de nosotros?

Porque ellos venden dioses, pero son mortales         

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba