DCSERIES UNIVERSO DC

Titans: No tengo miedo, a nada ni a nadie [Crítica 3×05]

Nueva semana, nuevo episodio de Titans, y nueva crítica llega a la web, esta vez del 3×05. La serie ha pasado por muchos altibajos, y muchas tramas de diferentes estilos. Pero sin dudas, esta etapa en la que la serie se encuentra, es totalmente diferente a lo visto con anterioridad.

Tanto los personajes como las historias de momento están siendo muy bien llevadas, y eso ilusiona a sus fanáticos. Como comentamos siempre, en este tipo de artículos se comentarán spoliers del episodio, por lo que queda bajo la responsabilidad de cada lector, seguir bajando.

¿Y ahora qué haremos?

Luego de haberse desecho de Dick, por lo menos de momento, Jonathan y Jason se encuentran a las afueras de la cabaña en donde se encontraban. Esta es, finalmente, la confirmación que los fanáticos buscaban. Pero no es todo, porque a partir de ahí, comenzamos un camino largo dentro de la mente de Jason. Un camino que comenzó 3 meses atrás.

Estoy roto

En este 3×05 de Titans, conocimos todo lo que sucedió antes de que la temporada comenzara, y es lo que en esta crítica, desarrollaremos. Fue un capítulo relleno de temporada, pero de esos que no se sienten como tales. Y me refiero a relleno, porque no continúa la línea de tiempo de la actualidad de la serie. Al contrario, va desde atrás, en retrospectiva, con la finalidad de aclarar ciertos puntos que la serie no estaba respondiendo.

He decidido nombrar este subtitulo como “Estoy roto”, porque es esa la sensación que Jason me dejó del episodio. Vimos un Jason asustado, si, pero no era el real diagnóstico de este. Jason estuvo roto, está roto. Muchas cosas le han sucedido en la vida, que lo han destrozado lentamente por dentro. La muerte de su madre y su padre cuando era muy joven, ambas de una forma trágica y muy poco habitual y difícil de digerir para un niño. Todas esas cosas han construido un chico, el chico que fue Jason Todd.

Los miedos han sido recurrentes en Jason a lo largo de la serie. Desde Deathstroke hasta la caída del edificio ante este mismo rival, fueron momentos decisivos para el personaje. Esos miedos internos fueron desarrollándose bien en un suelo fértil, el suelo roto y quebradizo del interior del propio Jason.

Los personajes que han estado con Jason durante el capítulo

Todd ha hecho un viaje y una evolución gigante en este episodio. Si bien comenzó cuando Bruce decidió enviarlo con la doctora Leslie Thompkins para psicoanalizarse, la cuestión comenzó a rebalsar cuando los sueños de muerte acudían a Jason a menudo. Es curioso como él soñaba con Donna Troy, Wondergirl, quien le decía que no debía morir.

Molly, una amiga de Jason, fue un personaje muy cercano a este. Tan cercano, que hasta en el final del episodio, protagonizan una emocionante escena con mucho drama, en donde ella intenta detener renacido y renombrado Red Hood, para que deje de hacerse daño a el mismo.

Leslie Thompkins, por otro lado, tiene el papel importante de la mitad del episodio. Es ella quien intenta ayudar a Jason a buscar una salida a ese miedo interno. Ella fue compañera de Jonathan Crane, Scarecrow. Compañera al comienzo, pero víctima al final, ya que descubrió el plan siniestro de Crane. Todo parecía indicar que Jason estaba mejorando. A pesar de haber tenido un arranque un poco negativo, poco a poco comenzó a aceptar que las sesiones con la doctora Leslie Thompkins daban frutos. Hasta que finalmente Bruce le dio de baja como su sidekick con la intensión de salvarlo del peligro de ser Robin. Algo que Jason no pudo soportar.

Jonathan Crane. El mismísimo Scarecrow, compañero o quizás mejor dicho “mentor” de esta nueva versión de Jason. La etapa de Red Hood. Como dijo el propio Crane, “Nuevo nombre, nueva máscara…” así bautizó a su heredero del terror de Gotham.

Como muere, revive y olvida todo tipo de miedo

Al comienzo de la temporada vimos que Jason tramaba algo. Verlo con elementos de química, libros y ese gas que consume antes de morir con el Joker, nos hizo comenzar a teorizar sobre las intenciones del personaje. En este episodio, supimos que Jason buscó a Jonathan en Arkham para crear un antídoto para el miedo. Es decir, una fórmula inversa al suero del terror de Scarecrow. Es por eso que Todd renta un piso fuera de la Mansión Wayne, monta una cocina química, y es por eso que lo vemos aspirar un líquido verde al comienzo del episodio 1. Ese, era el suero anti miedo.

La parte más impactante, junto con la de la muerte y resurrección de Jason en las aguas de Lázaro de Ras Al Ghul, es cuando el propio Jason le cuenta la verdad de quién es, y quién es Batman. Sin dudas, Jason ha ido demasiado lejos. Este episodio nos ha dejado en claro que todo, absolutamente todo, ha sido planeado por Scarecrow, la mente maestra detrás de Red Hood, y el gran villano de esta primera parte de la temporada.

Ha sido un capítulo sumamente emocionante, y hasta ahora, el mejor de toda la temporada. A nivel narrativo ha sido espectacular, y muy bien cuidado cada detalle, sin incoherencias a la hora de conectar con lo visto anteriormente. Esperemos que Titans siga con este gran nivel que viene mostrando, y que lo dicho en esta crítica del 3×05 siga sumando cosas aún más positivas.

Querido lector, ¿Qué te ha parecido el desarrollo de Red Hood y más precisamente de Jason, en este episodio? Déjanos saber tu opinión en los comentarios y nuestras redes sociales. No olvides que también estamos en Youtube y Twitch.

Bienvenido a Súper Ficción, tu web de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Gonzalo Correa Sotero

Lector y creador de contenido en redes sociales, colaborador en el canal 'La Atalaya del Friki' y redactor en Súper-Ficción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba