Tu web con noticias de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Ghost workers en DC: Héroes en las sombras

Jerry Robinson, Ghost Worker

Los primeros años en que la industria del cómic empezó a funcionar a pleno rendimiento estuvieron marcados por una constante bastante común en aquel momento de la historia. Las editoras no se preocupaba demasiado por dejar constancia de las autorías de personajes o de los apartados creativos de los cómics. Y así, se dieron en las editoras los casos de ghost working. O en otras palabras, trabajadores fantasmas. Guionistas y encargados de algunos apartados artísticos, contratados por los autores titulares para que hagan parte de su trabajo. Algunos de ellos han recibido créditos de autoría, otros aún no. Es más, hay algunos casos que se conocen a día de hoy, y por falta de pruebas suficientes para las corporaciones, todavía no han recibido los créditos correspondientes. Así pues, en este artículo se ponen en manifiesto parte de esas voces olvidadas. En un intento de concienciar acerca de la importancia de la acreditación de cualquier tipo de trabajo creativo, esta investigación aborda a los ghost workers de DC.

Ghost workers: los olvidados por la historia

Segunda mitad de los años treinta. Estados Unidos. Los felices años 20 han llegado a su fin. Los eventos del Crack de la bolsa en 1929 aún resuenan en la sociedad norteamericana. En la industria del cómic, sin embargo, se produce el surgimiento de diferentes editoriales. Y entonces llegó 1938, el año reconocido como el precursor de la legendaria Edad de Oro de los cómics. El motivo de esta fecha concreta se debe, como no podía ser de otra manera, al nacimiento de Action Comics. Esta, en su primer número, vio nacer al héroe que cambiaría al medio para siempre: Superman. El primer súper de la historia, y el más importante de todos. Unos cuatro años antes había visto su nacimiento la publicadora de esa cabecera, National Allied Publications, Inc.. Justo en 1938, unos pocos meses antes del debut de Action Comics, nació All-American Publications. 

Y en 1937, Detective Comics, Inc lanzó a las calles Detective Comics, otra serie de comic books en la que aparecerían posteriormente algunos personajes históricos. Evidentemente, el más importante de ellos llegó en 1939: Batman aparecía por primera vez en el número 27 de la cabecera. Desgraciadamente, la creación y las primeras historias de este personaje tan querido implicaron la involucración de trabajadores no acreditados hasta mucho después.

Bill Finger de joven
Un joven Bill Finger. Foto de Athena Finger, via Noblemania.

El caso más conocido y con el que más datos se cuenta al respecto es el de Batman. Bill Finger es, evidentemente, seguramente de lose ghost workers más conocido de todos ellos. En 2015 recibió por fin el reconocimiento como co-autor del Murciélago de Gotham, tras una larga lucha judicial encabezada por su nieta Athena Finger y Marc Tyler Nobleman, escritor que investigó a fondo el caso Finger. De manera interna, fue a mediados de los sesenta cuando Bill recibía sus primeras palabras de agradecimiento, como en la sección dedicada a las respuestas editoriales de Batman #169, de parte del editor Julius Schwartz. Pero por desgracia, Finger no sería el único eclipsado en esas primeras aventuras del Cruzado de la capa…

No hay Joker sin Robinson

Jerry Robinson era un estudiante universitario que necesitaba dinero para costear sus estudios. Bob Kane dio con él, y unas pocas semanas después de la publicación del número 27 de Detective Comics, Jerry ya se había convertido en el entintador principal de Batman. El colorista George Roussos, uno de esos ghost workers del que se sabe muy poco, ayudaba a dar color a los aportes de Jerry. Pero no sólo aportó en el apartado artístico. Jerry fue quien sugirió el nombre de Robin a Finger y Kane, basándose en las lecturas de Robin Hood en su infancia.

Echó una mano con el diseño, inspirado según dijo él mismo en unas ilustraciones de un libro de Newell Convers Wyeth. Su otro gran aporte a la mitología batmaniana es la del mismísimo Joker. Bob Kane admitía en una entrevista recuperada en 2005 por Frank Lovece que Jerry fue creador del concepto, basándose en el famoso Joker (o Comodín) de la baraja inglesa de cartas. Bill Finger aportó las fotografías del protagonista del largometraje El hombre que ríe (1928), Gwynplaine, encarnado por Conrad Veidt.

Aunque Jerry ha conseguido crédito por sus trabajos, todavía no recibe oficialmente acreditación por sus aportes para Robin y Joker. Es más, ni siquiera recibió créditos en El caballero oscuro (2008), a pesar de ser contratado como consultor creativo del filme. Por vez primera, el autor fue acreditado en la película Joker (2019), dirigida por Todd Philips. Robinson falleció en 2011 a los 89 años de edad.

Vía noblemania.com

 

Investigación como solución en nuestros días

Otro nombre clave a la hora de seguir la pista de los trabajadores fantasma es Martin O’Hearn, quien dedica buena parte de su vida a encontrar los trabajos de esos creadores de cómics en las sombras.  Ha arrojado luz acerca de casos de ghost workers como Robert Bernstein, quien siguió trabajando (sin reconocimientos) en el grupo Blackhawk después de que DC lo adquiriese de Quality Comics. Jerry Grandenetti, por su parte, realizó varios trabajos para el reconocido autor Joe Orlando en las publicaciones de terror de DC en los sesenta. Incluso dejaron falto de acreditación al mismísmo Jack Kirby, cuando aportó el guion y sus dibujos a una historia de Amazing World of DC Comics #10 en 1976.

Y no sería la primera vez que esto sucediese, pues en el invierno del 42 al 43, Kirby dibujó el primer número de Boy Commandos, en una de las primeras historias del personaje Rip Carter. La reconocida publicación Dial H for Hero contó con las contribuciones de los ghosts workers Dick y Dave Wood, Charles Nicholas y Sal Trapan. Y muchos casos más, que podréis descubrir en el blog del investigador.

Otros casos aún por descubrir o investigar abarcan también a los primeros años de cómics de Batman, pero para zanjar en este artículo los ghosts artists de este personaje, hablaremos de Paul Cooper. Seguramente, un nombre que muchos no conoceríais. Pero Paul, que se sepa, dejó su huella en el Murciélago de Gotham y en la editorial desde julio del 46, dibujando para Kane en el mítico número 35 de la cabecera de Batman. En dicho issue, se presentaba al dinosaurio mecánico que acabaría en la batcueva como recuerdo para la posteridad. Eventualmente, terminaría siendo entintador hasta mitades de los cincuenta, hasta donde se sabe. El descubrimiento de Paul se lo debemos a O’Hearn.

Presente y… ¿futuro?

Hoy en día, si bien esta práctica se persigue por lo general, aún hay ghosts workers trabajando para los autores titulares en algunas editoriales. Y, lo que es peor, el paso del tiempo y la falta de medios y testimonios suficientes, pone cada vez más difícil dar con las personas detrás de miles y miles de cómics. Así que queda en manos de todos, aficionados y profesionales, el ayudar a aquellos y aquellas que tratan de rebuscar en el pasado para dar con los autores cuyo crédito no se ha logrado.

Para dar más reconocimiento y luz a esta tarea, desde el año 2005 se otorga el Premio Bill Finger en la San Diego Comic Con a un guionista vivo y a otro fallecido, cuya obra o parte de ella no ha sido acreditada aún. El premio fue creado por el ya fallecido James Robinson, en honor a su querido amigo Bill. En el 2020, debido al COVID, el presidente del comité Mark Evanier comunicó la decisión de otorgar seis premios a guionistas ya fallecidos, ya que no se podía otorgar ningún premio de manera presencial. Algunos de los galardonados fueron autores que habían trabajado para DC, como France Edward Herron (Superman, Batman, Green Arrow…) o Leo Dorfman (Superman, Superboy…).

Don Rosa Premio Finger
Don Rosa con su Premio Bill Finger (San Diego Comic Con, 2013)

Ojalá que en los próximos años, podamos ir conociendo más autoras y autores que han hecho de DC y de sus historias lo que son hoy en día; así como, por supuesto, del resto de editoriales. Como lectores y aficionados, podemos colaborar desde apoyando a los investigadores, pasando por poner los créditos correspondientes cuando compartamos fanarts o paneles de cómics, e incluso difundiendo las publicaciones relacionadas con estos casos. Porque en nuestra mano está que no caigan en olvido. Sin ellos, hoy no tendríamos cómics tal y como lo son.

Le debemos mucho a Bill y compañía. Es el momento de ser sus superhéroes. 

 

Bibliografía – fuentes utilizadas:

Comic Con Awards. Bill Finger Awards 2020. https://www.comic-con.org/awards/bill-finger-award-node

Cronin, B. (2020). “Discover Paul Cooper, One of Bob Kane’s Most Obscure Batman Ghost Artists”. CBR. https://www.cbr.com/batman-bob-kane-ghost-artists-paul-cooper/

Cronin, B. (2021). “Joye Hummel, First Woman to Write Wonder Woman, Passes Away at 97”. CBR. https://www.cbr.com/joye-hummel-first-female-wonder-woman-writer-obituary

Cronin, B. (2017).”The Batman Ghost Artists of Bob Kane”. Liveabout. https://www.liveabout.com/the-batman-ghost-artists-of-bob-kane-327113

Lovece, F. (2005). “Bob Kane Interview”. FrankLovece.  https://web.archive.org/web/20130717084708/http://franklovece.com/webexclusives.html

Nobleman, M. (2019). “First official Batman-related credit for Jerry Robinson”. Noblemania.  https://www.noblemania.com/2019/10/first-official-batman-related-credit.html

O’Hearn, M. (s.f.). “Who Created the Comic Books?”. Blog Martin O’Hearn. https://martinohearn.blogspot.com/

Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.