CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍACINE CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA

El Señor de los Anillos: La Tercera Edad del Sol

Ya nos estamos acercando a la historia que todos conocemos. Pero antes de los acontecimientos de la Guerra del Anillo, en la Tercera Edad del Sol ocurrieron varios acontecimientos que precedieron a la historia de los famosos libros del escritor británico J. R. R. Tolkien. Podéis releer la Segunda Edad del Sol pinchando en el enlace.

Antes de comenzar se debe decir que todo lo que aquí se recoge está escrito: parte en El Silmarillion la recopilación de libros del autor publicada de forma póstuma por su hijo, Chistopher Tolkien; y otra parte en El Hobbit y El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien.

Como muchos recordareis, la Segunda Edad terminó con la Guerra de la Última Alianza de elfos y hombres, donde Sauron fue derrotado por Gil-Galad y Elendil. Aunque al mismo tiempo, el Señor Oscuro acabó con ambos reyes.

El destino del Anillo Único

Como también dijimos en la anterior entrega de esta historia, Isildur, heredero de Elendil, se quedó con el Anillo Único. Tras la guerra, al inicio de esta Tercera Edad del Sol, el monarca estuvo dos años en la capital de Gondor instruyendo al hijo de Anárion, su hermano, para que fuera el próximo regente del reino.

Anillo Único

Isuldur tuvo que ir hacia Arnor para reclamar el trono que había dejado vacío su padre. Pero en los campos gladios, junto al Anduin, un grupo de orcos que escaparon del campo de batalla y se escondieron al sur del Gran Bosque Verde atacaron al destacamento del heredero de Arnor. Isuldur y sus tres primeros hijos murieron y el Anillo se perdió en las aguas del Río Grande.

Ahora es menester hablar de una raza que aún no hemos mencionado: los hobbits. El origen de esta raza es incierto, pero los primeros registros que se tienen de ellos es cerca del Anduin. Desde aquí, y tras la caída del reino de Arnor, la cual contaremos más adelante, los hobbits empezaron a migrar hacia la Comarca.

Pero un grupo de estos hobbits se quedaron en el bosque y el río. De este grupo surge el siguiente ser que se encontró con el Anillo Único. Un hobbit encontró en el río el anillo, pero no pudo disfrutarlo mucho tiempo, pues su “amigo”, Smeagol, lo asfixió y se lo robó.

Smeagol tuvo que huir hacia las Montañas Nubladas, donde pasará quinientos años antes de que volvamos a saber de él. Durante todo este tiempo, Smeagol acabó convirtiéndose en la criatura Gollum.

La criatura Gollum

Volveremos más adelante con la historia del anillo, de momento vamos a centrarnos en la historia de los reinos de los hombres.

Caída del Reino de Arnor

Tras la muerte de Isildur, fue su cuarto hijo, que se quedó en Rivendel protegido, el que heredó el trono de Arnor. Durante varios siglos y tras ocho altos reyes de Arnor, los hijos del último de los regentes entraron en disputas y el reino se vio fragmentado en tres regiones: Arthedain, Cardolan y Rhudaur.

La dinastía real se mantuvo en Arthedain, pero en las otras dos regiones empezaron a alzarse con el poder hombres que no descendían de Elendil. Esto generó gran cantidad de conflictos, la mayoría centrados en controlar la colina de los vientos, Amon Sûl, donde había uno de los palantir.

Reino de Arnor

Mientras estos reinos tenían sus disputas, el Rey Brujo, líder de los Nazgûl, fundó el reino de Angmar al norte. Allí reunió una gran cantidad de seres de las sombras, orcos y hombres malvados con el fin de acabar con lo que quedaba de Arnor y los Dúnedain.

Lo primero que hizo el Rey Brujo fue aliarse con los traidores de Rhudaur, donde ya no quedaban apenas Dúnedain. Mientras ocurría esto, el reino de Cardolan fue azotado por una terrible peste que venía del sur, y acabó con la mayoría de su población. Por último, Angmar atacó Arthedain, acabando con lo que antaño fue el reino de Arnor.

Tras la destrucción de Arnor, algunos supervivientes pudieron huir y refugiarse en Lindon, donde estuvieron cobijados hasta la llegada de las tropas de Gondor, quienes fueron en su ayuda cuando supieron que habían perdido Arthedain. Fue entones cuando las tropas de Gondor y Lindon marcharon hacia la capital del reino, donde estaba asentado el Rey Brujo, para acabar con su tiranía.

El Rey Brujo, líder de los Nazgûl

Tras ser derrotado por las fuerzas de Gondor y Lindon, el jefe de los Nazgûl se vio obligado a huir hacia Angmar, pero los jinetes de Gondor lo alcanzaron y evitaron que llegara. Mientras tanto, Glorfindel salió con sus tropas desde Rivendel y fue directo a arrasar Angmar, donde no quedó nada.

El Rey Brujo se vio obligado a huir hacia Mordor debido a su derrota y nunca más volvió a las tierras de Eriador. También se predijo lo que se comenta en El Señor de los Anillos: “Ningún hombre puede matar al señor de los Nazgûl”, aunque al final no le mata ningún hombre.

Aquellos que sobrevivieron fueron los primeros montaraces del norte, pues al ser tan pocos no pudieron levantar de nuevo el reino de Arnor. Pero, en secreto, Rivendel acogió a los herederos directos de Isildur, donde se mantuvo el linaje durante mil años, hasta que se llegó a Aragorn.

El reino de Gondor y el nacimiento de Rohan

Por otro lado, el reino de Gondor creció y se expandió por toda la zona que había al sur del Anduin, de Eriador y los alrededores de Mordor. Pero de nada sirvió, pues la dinastía del rey se vio interrumpida más de una vez, provocando diversos conflictos en el reino, entre los que se destaca una guerra civil.

Mapa de Gondor

Este conflicto hizo que la población mermara y que tuvieran que venir hombres del norte para repoblar. Se provocó que la sangre de Númenor se diluyera aún más, haciendo que los hombres de Gondor vivieran menos. También cabe destacar la afección de la peste, que mencionamos anteriormente que afectó a Cardolan, en Gondor. Esta enfermedad hizo que se descuidaran las defensas contra Mordor. Por desgracia, el rey murió sin hijos, y la gente no quería reclamar el trono por miedo a que se repitiera la guerra civil. Así pues, el senescal del rey fue el encargado de gobernar, y sus descendientes serían los que heredarían su puesto.

Al sur del Gran Bosque Verde, en la fortaleza de Dol Guldur, Sauron comenzó a recuperar su poder e hizo que sus huestes de hombres del este y del sur atacaran Gondor. Después de esto, el bosque se empezó a llamar como el Bosque Negro. En uno de los ataques de los hombres del este, Gondor casi cae. Se salvaron gracias a la ayuda de Eorl, el Joven, y su ejército de jinetes. Expulsaron a los hombres de Sauron y ayudaron al reino cuando más lo necesitó.

Eorl, el Joven

Como muestra de agradecimiento, Gondor cedió a Eorl y sus gentes la parte norte de su reino, zona que estaba vacía debido a la falta de habitantes, dando lugar así al reino de Rohan.

El periplo de los enanos de Moria

Paralelamente a todos estos hechos, la raza de los enanos vio cerca su final durante la Tercera Edad del Sol. Estando en las minas de Moria, un Balrog de Morgoth despertó de su letargo. Esto hizo que los enanos tuvieran que huir.

Decidieron ir a las Montañas Grises a buscar cobijo, pero los dragones que allí había los expulsaron. Entonces, los enanos tuvieron que asentarse en Erebor, la Montaña Solitaria, donde vivieron en paz durante varios años.

Pero no duró demasiado, pues el terrible dragón Smaug escuchó acerca de la gran riqueza de los enanos de Erebor, y decidió conquistarla y echar de allí a todos los enanos que tuvieron la suerte de sobrevivir.

Smaug

Los Ístari

Debido a los acontecimientos que llevaban ocurriendo en la Tierra Media durante esta Tercera Edad del Sol, los Valar decidieron mandar a los magos. Éstos no eran otra cosa que Maiar unidos a cuerpos de hombres viejos.

De Valinor vinieron cinco magos: los dos magos azules, que partieron al este y nunca más se supo de ellos, Saruman, Radagast y Gandalf. La primera parada que hicieron en la Tierra Media fue Lindon, y allí, Círdan le dio a Gandalf su anillo de poder, Narya. Decidió que Gandalf sería el más adecuado debido a que era el más sabio y noble de los cinco.

Los Ístari

Estos magos dedicaron su tiempo a viajar y conocer todas las razas posibles con el fin de acabar con la amenaza de Sauron. Gandalf se dedicó a viajar por toda la zona que se muestra en el mapa de El Señor de los Anillos, forjando buenas amistades con los que allí habitaban, sobre todo, con los hobbits. Saruman, por su lado, se dedicó a forjar una buena amistad con los hombres de Gondor y le permitieron quedarse en la torre de Orthanc (después llamada Isengard).

Como ya sabréis por las novelas y las películas, Saruman tenía sus propios objetivos, entre los que se encontraban obtener el Anillo Único y alzarse como señor de la Tierra Media.

Cuando Sauron estaba recuperando fuerzas fue cuando se reunió el primer Concilio Blanco, formado por Saruman, Gandalf y los grandes elfos que quedaban en la Tierra Media en la Tercera Edad del Sol. Entre estos altos elfos podíamos encontrar a Elrond, Galadriel y Círdan, entre otros. En las películas de El Hobbit solo aparecen Elrond, Galadriel, Gandalf y Saruman. El Concilio buscaba acabar con Sauron de una vez por todas, pero Saruman, movido por sus motivaciones, se negó. Pensaba que si Sauron se mantenía más tiempo activo, él podría encontrar el anillo más fácilmente.

El Concilio Blanco

Por su parte, Gandalf estaba preocupado por la situación, pues cabía la posibilidad de que Sauron y Smaug se aliaran y sembraran el caos en toda la Tierra Media. Esto hizo que se uniera a Thorin, Escudo de Roble, Rey Bajo la Montaña, con el objetivo de recuperar Erebor y su tesoro.

Y aquí vamos a terminar con la historia de la Tercera Edad del Sol. En el siguiente artículo vamos a enfocar esfuerzos en explicar todo lo acontecido durante el libro de El Hobbit. Os contaremos, entre otras cosas, como la compañía de Thorin logró reconquistar la Montaña Solitaria.

Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Adonis

¡Buenas! Soy Adonis Martínez, creador de Súper Ficción y experto en redacción SEO. Soy un fanático de los superhéroes, la ciencia ficción y la fantasía.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba