CÓMICSCÓMICS DEL UNIVERSO MARVEL

Veneno: El Enemigo Interior / El Macero | Reseña

Seguimos con la reseña de los mini arcos de la serie de Veneno de los años 90. Estamos ante el 4 tomo de la colección Marvel 100%HC del simbionte, publicado por Panini Comics en formato tapa dura, 152 páginas que incluye dos mini arcos: El Enemigo Interior y El Macero.

Los años 90 son unos buenos años para Veneno

Tras lo sucedido en Pira Funeraria y La Locura, Eddie Brock continúa su actividad como héroe de San Francisco. Los primeros tres números del tomo corresponden con El Enemigo Interior (febrero-abril 1994), guionizado por Bruce Jones y dibujado por Bob McLeod. En esta historia el dibujo está por encima del guion, básicamente porque hay momentos, especialmente al principio, que el guion es denso y cuesta meterse en la historia. Y la premisa de la historia está muy bien porque nos ubica en la noche de Halloween, recurso terrorífico habitual y que pega con una historia de Veneno.

Todo empieza con el asalto de unos malhechores a unos niños que van haciendo el “truco o trato” por el barrio. Veneno auxilia a los niños y uno de los atracadores consigue huir, el problema viene que ese villano muere en el metro durante la huida a causa de unos duendes que han aparecido en los túneles del metro subterráneo.

Poco a poco, el cómic va mejorando. Desde luego la aparición de Morbius y su “alianza” con Veneno, ayuda mucho. La historia tiene su interés por el misterio que plantea de quién es el que invoca a los duendes. Bruce Jones da vueltas y va lanzando posibilidades de villanos y al final lo resuelve de una forma quizá poco esperada.

Veneno El Enemigo Interior

Por la manera que empieza, el final está genial. Interesante también el personaje del demoduende y lo ambiguo que es. El dibujo de Bob McLeod es muy clásico y de hecho es curioso que no sigue la tendencia de hacerle los dientes largos y como agujas a Veneno si no que son unos dientes parecidos a los de tiburón. Por lo demás correcto, quizá no se puede destacar más porque el color de Tom Smith no acaba de acompañar.

Si pasamos a la otra mini historia, El Macero (mayo-julio 1994), ya se ve algo con tintes de un Veneno más actual, sobretodo en el dibujo. La historia de El Macero es simple y nos aporta poca información de contexto.

En El Macero vemos algunas habilidades nuevas de Veneno

Simplemente es un hombre con el que una organización criminal ha experimentado. Consigue huir y para ganarse la vida se dedica a ser una especie de héroe a sueldo (más bien un matón). Eso es lo que le hace encontrarse con Veneno y lo que hace estallar el conflicto.

El guion de Carl Potts, como se intuye, es sencillo y aporta poco al contexto de Veneno. Sigue con la idea de que está en San Francisco defendiendo a los que viven en el subsuelo pero poco más. Lo que hay que destacar es como Potts juega con el traje de simbionte y explora las diferentes formas que puede tomar. Por ejemplo momentos cuando el traje se convierte en una sucesión de escudos. Está bien que se empiece a usar al simbionte como algo más que fuerza bruta y que se exploten sus habilidades.

Veneno El Macero

Liam Sharp está a cargo del dibujo y le da frescura a Veneno. Si lo comparamos con la historia de El Enemigo Interior o a las historias del tomo anterior a este, vemos un Veneno más hecho, un Veneno que se acerca más al de Micheline en Protector Letal. Sigue teniendo ese toque muy musculado pero no tanto como en otras ocasiones.

Si repasamos la gama de villanos, siguen sin estar en un nivel alto, pero todo se andará.

Esta recopilación de las historias de Veneno es un imprescindible para los fans del simbionte. Es la mejor manera de conocer al personaje porque es leer desde su origen.

Bienvenidos a Superficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba