The Last of Us: Conociendo a Ellie

Cuando el fin del mundo tal y como lo conocíamos llegó, Ellie se mezcló con los Luciérnagas e infectados sin pretenderlo en The Last of Us: American Dreams. Una vez se vio envuelta en las zarzas de la injusticia, su camino se separó del de Riley, y pasó de ser tratada como simple mercancía a convertirse en la persona más importante para el devenir de la raza humana.

Ellie

Coprotagonista en The Last of Us y protagonista tanto en Left Behind como en The Last of Us: Parte II, hoy narraremos la historia de Ellie, desde un punto de vista muy personal y hasta el momento en el que conoció a Joel. Juntos, son uno de los dúos estrella de la familia PlayStation. Avisamos de spoilers de los cómics precuela, del propio The Last of Us y del DLC Left Behind. Alumbra bien por si hay acechadores y vamos allá.

Ellie: vida sin infectados

Ellie (de apellido Williams para el fandom) nació en una fecha inexacta entre 2018 y 2019, cuando la infección del hongo Cordyceps ya había azotado América, desde 2013. Como resultado, creció y se crió en una opresiva Zona de Cuarentena controlada por los militares de Boston, donde estaban protegidos de los infectados. Ellie poseía ciertos conocimientos sobre el mundo antes del Cordyceps, y soñaba con pertenecer a dicha etapa de la existencia. Antes de morir, la madre de Ellie, Anna, le pidió a Marlene, líder de los Luciérnagas, que cuidara de la pequeña. Sin embargo, los acontecimientos hicieron que Ellie no conociese a la libertaria paramilitar hasta tener los 13 años.

Ellie

Infectados en el Sueño Americano, Otoño de 2032

Poco después de cumplir los 13 años fue cuando llegó a la Zona de Cuarentena de Boston. Iba en el autobús, escuchando música con su Walkman y mirando por la ventana. La visual de la zona asustó e inculcó a Ellie diversos ideales morales, al ver cómo los militares escaneaban a un hombre en busca de síntomas de infección. El hombre se vio obligado a arrodillarse a punta de pistola, y ello marcó a la joven, sin llegar a saber el destino de aquel desdichado. Una vez el autobús llegó a la zona segura, los supervivientes, incluida Ellie, salieron hacia su nuevo hogar. Uno de los soldados la reconoció, advirtiendo que no tratase de hacer una de sus travesuras, pues ya no tenía potestad para cuidarla.

En ese momento, Ellie pidió al soldado que la llevara con él, pero este se negó, dadas sus responsabilidades con su propia familia. Enfurecida, Ellie clamaba ser capaz de cuidarse sola. Poco después, se vio atrapada en un conflicto con otros niños, que trataban de robar sus pertenencias. Ellie los provoca en el momento en el que aparece otra adolescente, y salva a Ellie cuando es atacada. La joven salvadora logró intimidar a los niños, tanto así que tuvieron que huir. La joven trató de aconsejar a Ellie sobre cómo sobrevivir en una zona de cuarentena, a lo que Ellie contestó con sorna, declarando que no lucía como si necesitara su ayuda en una zona sin infectados.

Ellie

Antes de marcharse, la joven le dijo a Ellie que debería huir de allí. Cuando se quedó sola, Ellie fue atrapada por uno de los militares, y enviada a la oficina de la escuela. Una vez allí, Ellie se muestra reacia y fastidiada, a pesar de la lectura de sus antecedentes y las lecciones de los militares. Así, fue asignada a tareas de limpieza. Más tarde, mientras fregaba un jeep ensangrentado a causa de ataques de infectados, se percató de que su Walkman no estaba en el bolsillo de su chaqueta. Furiosa, deduce que la chica que le salvó se lo había robado sin que se diera cuenta. Tras encontrarse el dedo amputado de un infectado cerca de una rueda del jeep, Ellie se horrorizó, imaginando el conflicto que debió causar tanto estrago. Decidida, arrojó el agua a los neumáticos y se fue en busca de aquella joven.

Encontrando a la chica en el comedor, Ellie insistió en que se le devolviera el Walkman, y la joven la ignoró en una primera instancia. Bajo la presión de Ellie, la otra niña acaba cediendo, no sin criticar el horroroso gusto musical de Ellie. Así, le devuelve su Walkman con ironía. Más tarde, ya por la noche, Ellie estaba despierta, dando vueltas en la cama, cuando de repente comenzó a escuchar pasos, justo fuera de su habitación. Se vistió a toda prisa y observó desde una de las esquinas, dándose cuenta de que los pasos provenían de aquella niña molesta. La niña desapareció por una de las salidas, y Ellie la siguió. Viéndose sorprendida por Ellie, la niña le instó que volviera a su habitación. Negándose, Ellie exigió que le mostrara una salida de la escuela.

La niña dudó por un momento antes de cumplir con el deseo de Ellie. Ella le insistió en si se veía capaz de seguir su ritmo, a lo que Ellie respondió que no habría problema alguno. Ambas lograron escapar del edificio y cruzar el patio sin ser percibidas. En cierto momento, la niña llamó a Ellie por su nombre, a lo que ella se cuestionó el cómo sabía quién era. La niña afirmó que poseía sus propios métodos, y se presentó finalmente como Riley cuando escalaron la cerca. De ahí en adelante, Ellie luchó por seguir el fatídico movimiento de Riley por los tejados. Compartiendo sus visiones de futuro, Ellie no veía con buenos ojos su porvenir, a lo que Riley comentó que eso era lo que los militares querían inculcar para que no hubiera libertad alguna, y para que todo el mundo temiera al exterior, a los infectados y a los otros humanos.

Ellie y Riley

Riley, ante las negativas de Ellie, le preguntó si alguna vez había montado a caballo, a lo que Ellie respondió que no. Así, Riley la guió por la ventana de un antiguo centro comercial abandonado. Recorrieron el vasto edificio, deteriorado y comido por los restos del pasado, y al parecer libre de infectados. Reconociendo tiendas y observando maniquíes y antiguos objetos cotidianos, se toparon con una vieja sala de recreativos. Riley le dijo a Ellie que esperara fuera, y se aventuró al arcade. A su regreso, Riley le habló a Ellie sobre un increíble videojuego llamado Triple Phoenix, describiendo con entusiasmo el show televisivo en el que estaba basado. Aunque desfasado para con otros videojuegos mejores, Riley también le habló sobre The Turning, un violento juego de lucha protagonizado por la guerrera Angel Knives. Ante tales argumentos, Ellie señaló la fortuna de los niños nacidos antes del Cordyceps.

The Last of Us

Tras abandonar sus posturas imaginativas, salieron del arcade. Se dirigieron a un campamento no muy lejos de allí, en una pequeña tienda de lona. Allí, Riley le presentó a Ellie a su amigo Winston, un anciano residente del centro comercial. Winston regañó a Riley por traer a otra chica, sabiendo que esto sólo puede causar problemas con los militares. Riley le aseguró que Ellie era una chica genial y que no le delataría, y se presentaron formalmente. A cambio de traer más botellas de whisky, Riley le pide a Winston que enseñe a Ellie a montar a caballo. Aceptando el trato, ambas niñas se dirigen a los establos. Así, a lomos de Princesa, Winston guía a Ellie alrededor del centro comercial. Ellie cuestionó a Winston sobre su vida antes del Cordyceps. Cautivado por sus recuerdos de la infancia, Winston no se veía muy diferente a ellas, siendo un pequeño que recorría entusiasmado el centro comercial y faltando a la escuela.

Ellie

Cuando regresaron al campamento, Riley les esperaba leyendo una revista. Ellie se bajó del caballo y agradeció a Riley el viaje. Poco después, se produjo una estruendosa explosión fuera del centro comercial. Antes de marcharse, Winston ordenó a ambas que regresaran de inmediato a la escuela, pues podía tratarse de infectados, militares o Luciérnagas. Por el walkie-talkie que portaba Riley escucharon que podría haber Luciérnagas en la zona. Ante lo asustadizo en el rostro de Ellie, Riley mostraba entusiasmo por conocer a los Luciérnagas. Tras una discusión en la que Ellie defendía el regreso a la escuela, Riley la ignoró y se marchó. Ellie, anonadada, siguió a su nueva amiga. Llegando a una cornisa, lograron obtener una mejor vista de los acontecimientos. Observaron una cruenta batalla entre los Luciérnagas y los militares. Los Luciérnagas estaban a punto de perder, por lo que Riley posicionó su bando a favor de ellos. Extrajo unas bombas de humo, las cuales robó a Winston cuando estaba distraído.

Luciérnagas

Convenciendo a Ellie para que participara, ambas arrojaron las bombas al ejército, permitiendo así una retirada segura para los Luciérnagas. Las niñas vitorearon, pero fueron descubiertas por los militares, que comenzaron a abrir fuego directamente contra ellas. Huyendo de los militares, llegaron a un oscuro callejón, en el que Ellie fue atacada por uno de los infectados corredores. Riley trató de defender a su amiga, asestándole una pedrada, y este pasó al contraataque, errático, lanzándose sobre Riley. Ellie logró hacerse con un ladrillo, y lo destrozó contra el cráneo del monstruo, asesinándolo. A pesar del temor, dado que desde la perspectiva de Ellie parecía que los infectados habían mordido a Riley, se alivió al ver que sólo se trataba de un rasguño en la chaqueta. Tratando de escudarse en la bravuconería, Riley acabó derrumbándose por el miedo que había pasado, llorando en brazos de Ellie.

Los Luciérnagas que habían logrado la retirada pronto se encontraron con las niñas. Tratando de explicarles que ellas lanzaron las bombas de humo, uno de los Luciérnagas dejó inconsciente a Riley de un golpe. Furiosa, Ellie les reprendió, pero la capturaron y le vendaron los ojos. Uno de ellos se sorprendió de que Ellie estuviera involucrada, y que hubiera sido capaz de contrarrestar a un grupo de infectados. Cuando Ellie despertó, encontró a los Luciérnagas discutiendo sobre obedecer las órdenes del mando. Haciéndose con un fragmento de cristal, Ellie logró zafarse de sus ataduras en el momento en el que llegó Marlene. Tras explicar la situación médica de uno de sus camaradas al resto, Marlene se acercó a Ellie y terminó de liberarla. Ellie exigió que se liberase también a Riley, a lo que accedieron. Marlene, entonces, le entregó un sobre a Ellie, instruyéndola a abrirlo una vez regresara a la escuela. Cuando Riley y Marlene discutían, tres hostiles aparecieron, exigiendo que habían de pagar todos un peaje por utilizar los túneles de contrabando. Ante las negativas de los Luciérnagas, comenzó un tiroteo, y Ellie arrastró a Riley para desaparecer de allí.

Ellie

Ellie vio una salida, pero Riley se negó y cogió un arma cercana a uno de los hombres. Antes de poder hacerse del todo con el arma, el hostil agarró a Riley. Sin oportunidad de agredirla, Ellie lo golpeó con un ladrillo. Cuando el hombre, dolorido, dirigió su atención a Ellie, Riley agarró el arma y disparó contra el hombre, dejándolo herido en el suelo. Marlene se acercó y disparó al hombre en el rostro, asesinándolo. Marlene amenazó con matar a Riley, ya que eso era lo que le esperaría si se convertía en Luciérnaga, objetivo que clamó la chica al defenderse de aquel hostil. Ellie, en respuesta, cogió otra pistola, apuntando a Marlene. Marlene, tranquilizándola, le dijo que en realidad no planeaba matar a nadie. Cuando Ellie lanzó un disparo de advertencia, Marlene gritó su nombre.

Cuando Marlene fue cuestionada sobre cómo conocía a Ellie, Riley aclaró que Marlene y Anna eran amigas, y el sobre contenía una carta de su madre. Marlene desveló entonces que había tenido agentes Luciérnagas clandestinos cuidando de Ellie durante años, protegiéndola de infectados y hostiles tal y como le había prometido a Anna. Riley entonces le pidió a Ellie que bajara el arma. Ellie le devolvió el arma a Marlene, y esta prometió contarle más cosas sobre su madre llegado el momento adecuado. Marlene les señaló a las chicas una escalera que llevaba a la parte trasera de la escuela. Antes de marcharse junto al resto de paramilitares, Marlene le entregó una navaja automática a Ellie para que se defendiera de los infectados, diciéndole que perteneció a su madre. Ambas niñas consiguieron escapar, y cuando llegaron a la escuela, Riley le dijo a Ellie que volvería al día siguiente. Poco después, Ellie leyó la carta de su madre en la cama, y abrazó aquel cuchillo. El único legado que conocía.

Ellie

Verano de 2033

Algún tiempo después, Ellie y Riley llevaban varios meses separadas tras una discusión. Con la desaparición de Riley de la escuela, Ellie comenzaba a pensar que podían haberla asesinado en su cruzada por convertirse en Luciérnaga. Mientras tanto, Ellie fue reclutada como cadete de la milicia, y se mantenía distante con los amigos de Riley, mientras entrenaban para enfrentarse a las varias fases de infectados. En algunos de sus ratos libres, Ellie se escapaba al centro comercial, a pasar buenos ratos junto a Princesa, aunque Winston no estaba allí. Sin saberlo ella, Winston siempre la estaba observando. Algo más de un mes pasó, y Riley apareció de repente en el cuarto de Ellie, fingiendo ser un infectado que la mordía. Enfadada, no pasó mucho tiempo hasta aceptar la broma y alegrarse de su regreso.

Ellie

Cuando Ellie preguntó por su larga ausencia, Riley reveló que logró convertirse en Luciérnaga. Prometió darle más detalles si abandonaba la escuela con ella para dar un paseo. Reacia pero conforme, Ellie se vistió y se marchó con su amiga. Fuera del recinto, lograron evadir a una patrulla, adentrándose en un edificio abandonado. Mientras paseaban, Riley contó cómo Marlene la había reclutado para los Luciérnagas, siendo su captura y amenaza de muerte una suerte de prueba de acceso. Al escuchar ambas una transmisión por altavoz sobre el estado de la cuarentena, Riley le dijo a Ellie que el ejército estaba mintiendo acerca de la cantidad de infectados que aparecían en el sector. Casi desvelando que tuvo que matar a alguien que se acababa de involucrar con infectados, Riley decidió evadir el tema.

Ellie

Cruzando los tejados, consiguieron esquivar a otra patrulla, y se colaron por la ventana del centro comercial. Ellie preguntó el por qué de traerla de vuelta a aquel lugar, a lo que Riley no respondió, continuando el camino. Fueron al campamento de Winston, y Riley se preguntó dónde estaría el anciano. Ellie le comentó que había escuchado que murió por un arresto cardíaco, y Riley celebró que fuera de las pocas muertes naturales que se desarrollaban en aquellos tiempos. Al explorar su tienda, descubrieron una foto de cuando Winston era joven, alabando su físico, y encontraron sus botellas de alcohol. Riley brindó, bebiendo en memoria del anciano, y el jugador puede elegir si Ellie comparte o no el trago. Al abandonar la tienda, encontraron la silla de montar de Princesa.

Winston

Ambas desconocían el destino de la yegua, y se preocupaban por su bienestar, dado que era muy asustadiza con los extraños. Cuando llegaron a un túnel sostenido por vigas, este se desplomó cuando trataban de hacer un camino, por lo que tuvieron que atravesar una tienda de disfraces. Tras diversas bromas y juegos con máscaras, disfraces y algunos juguetes, Ellie comentó que la gente antes del Cordyceps compraba unos artilugios de lo más peculiares. Al salir de la tienda, compitieron por ver quién de las dos rompía antes todas las ventanas de un par de coches, lanzando ladrillos. Quien ganara, podría hacerle una pregunta a la perdedora. Ellie ganó, recordando que era la reina del ladrillo, y preguntó a Riley el por qué de abandonar la escuela. Riley se sinceró, declarando que se encontraba en un espacio extraño, que no pertenecía a ese sitio, ni ella ni su destino, y se fue sin más, sin decírselo a nadie.

Ellie también aprovechó para preguntar si para ella era una cualquiera, y Riley se excusó diciendo que ya había hecho una pregunta, así que decidió evadir la respuesta y continuaron andando. Al encontrar la caja de interruptores de electricidad, Riley le pidió a Ellie que accionara el interruptor, y todas las luces se encendieron. Ambas se dirigieron a la salida de los almacenes. Cuando abrieron las puertas hacia la zona de juegos, Ellie alucinó al ver las luces del tiovivo. Habían restaurado la energía del centro comercial, y todo ello era una sorpresa de Riley. Ellie montó en el tiovivo y pudo dar varias vueltas, hasta que el mecanismo perdió su fuerza, justo cuando Riley se acababa de montar junto a ella. Ellie dijo que, aún así, disfrutó mucho del viaje. Acto seguido, Riley le entregó un nuevo libro de chistes, sabedora de lo mucho que a Ellie le gustaban.

Ellie

Ellie contó varios de ellos, compartiendo risas y disgusto por los chistes malos, hasta que encontraron un antiguo fotomatón, en el cual pudieron sacarse multitud de fotos. Por desgracia, no pudieron imprimirlas ni compartirlas en algo llamado Facebook, sobre lo cual desconocían, pues la máquina se estropeó cuando la golpearon para forzar la impresión. Poco después, fueron a la sala de recreativos Raja, esta vez pudiendo distinguir todos los juegos en su interior. Ellie se decepcionó sobremanera al descubrir que la máquina de The Turning no funcionaba. No obstante, Riley le hizo cerrar los ojos, y la ayudó a imaginarse cómo era jugar una partida con Angel Knives. En su imaginación, con el consejo de Riley, logró derrotar en combate al terrible Blackfang, némesis jurado de Knives. Aunque se estaban divirtiendo, Ellie declaró que debía volver cuanto antes a la escuela, y Riley se decepcionó momentáneamente.

Ellie

Riley, entonces, admitió que la iban a reubicar en otra base Luciérnaga, y tan sólo quería pasar el día con ella. Tras una pequeña discusión, Ellie acabó siguiendo a Riley hasta otro establecimiento en el que había reproductores de música y otros electrónicos. Aquí, Riley desveló a Ellie que portaba en su mochila sus antiguas pistolas de agua, y la convenció para jugar una partida de disparos al mejor de tres. Tras finalizar el juego, Ellie insistió con regresar a la escuela, y Riley aceptó, acompañándola. Con el viejo Walkman de Ellie, Riley conectó un sistema de audio de la tienda. Se subió encima de un mostrador y convenció a Ellie para que bailasen juntas. Ante un momento de tristeza, Ellie le pidió a Riley que no la dejase. En respuesta, Riley se quitó el colgante de Luciérnaga y lo arrojó al suelo. Así, Ellie besó a Riley en los labios, disculpándose inmediatamente después. Sin embargo, Riley declaró que no había nada de lo que arrepentirse.

Ellie y Riley

Momentos después, atraída por las luces y la música, una horda de infectados asedió el centro comercial. Ellie y Riley estuvieron muy cerca de escapar, pero uno de los infectados logró interceptar a Ellie y morderle el brazo. Tratando de salvarla, Riley zafó a dicho corredor de Ellie, pero otra infectada se abalanzó contra ella. Ellie extrajo la navaja de su madre y rajó el cuello de la bestia, liberando a Riley. Para su desgracia, ella también había sido mordida en la mano por aquellos infectados. Sabiendo que ello devenía en una muerte segura, Ellie enfureció y destruyó varios objetos del lugar, mientras Riley yacía obtusa, recreada en su shock. Ellie, rindiéndose, se sentó junto a su amiga. Riley entonces señaló las dos opciones que les quedaban: suicidarse antes de caer en la infección, o pasar los últimos momentos juntas, viniese lo que viniese. Al ver que no existían más alternativas, concordaron en mantenerse juntas hasta el final.

Ellie y Riley

Acto seguido, salieron del centro comercial. Con ello, no pasó mucho tiempo hasta que la infección se apoderó de Riley. Aunque no se sabe exactamente quién o cómo sucedió, Riley pereció, y solo Ellie sobrevivió. Aunque Ellie es una persona inmune al Cordyceps, posee una versión mutada del virus en su ADN. Al observar el milagro, Ellie fue tomada bajo protección por parte de Marlene. Más tarde, los planes de Marlene salieron a la luz. Se dirigirían a Salt Lake City, con tal de realizar una intervención quirúrgica y así utilizar los mutágenos del virus de Ellie de manera inversa, pudiendo así desarrollar una cura. Ellie aceptó, comida por la culpa ante la muerte de su amiga. Incluso tres semanas después, la herida de su brazo cicatrizó, y se formaron pequeños hongos alrededor del mordisco. No llegó a presentar ningún otro tipo de síntoma ni malestar ante el hongo.

Ellie

Ellie y Joel: el comienzo de la aventura

Antes de partir de Boston, Marlene necesitaría armamento que adquiriría de Robert, un traficante de la zona de cuarentena. No obstante, resultó herida mientras intentaba encontrarle. Además, Robert, inicialmente, se encargaría también de sacar a Ellie de la ciudad. Desesperada, Marlene contrató los servicios de los dos contrabandistas más temidos del sector, con tal de escoltar a Ellie fuera de la ciudad antes de que el ejército acabase con todos los Luciérnagas. Así, preparó un pequeño equipo de Luciérnagas para que se reunieran con ellos en el Capitolio. Cuando llegaron a la zona secreta en la que Ellie esperaba, la niña pensó que los contrabandistas pretendían agredir a Marlene, y se lanzó en su defensa. Fue frenada por uno de ellos, y al fin les conoció: Joel y Tess. Aquí daría comienzo el viaje, en busca de la cura y la libertad.

The Last of Us

¿Qué opinas? ¿Te gusta la historia de Ellie justo antes de conocer a Joel? ¡No dudes en hacérnoslo saber, y juega a The Last of Us para descubrir todos sus secretos! Además, desde hoy mismo ya está disponible The Last of Us: Parte II en PlayStation 4.

The Last of Us

Bienvenido a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Fuentes: TLOU Fandom

¡Déjanos tu opinión aquí!