El significado tras la obra de Tolkien

eowyn

La obra de J.R.R. Tolkien quizás no ha envejecido del mejor modo posible. Actualmente, su lenguaje le resulta poco atractivo a los jóvenes que, por otros medios, entran a informarse sobre la Tierra Media. Es probable que si la obra ha pervivido tan bien hasta nuestros días haya sido por las películas de principios de los 2000. Y, por eso, existe tal cantidad de videojuegos, fan-fics y otros productos derivados de El Señor de los Anillos.

Tolkien

Recientemente, una periodista de The New York Times ha encendido unas almenaras, quizás más significativas que las de Gondor, que no debían ser perturbadas. ¿Es la obra de Tolkien quizás racista, machista y supremacista? Una respuesta directa y contundente no creo que satisficiera a ningún seguidor de Tolkien. Por eso, analicemos un poco el trasfondo y el significado de su obra. De este modo, llegaremos a una conclusión que pueda satisfacer nuestras ansias por el conocimiento.

La Tierra Media de Tolkien

La historia de la Tierra Media es la historia del conflicto, de la lucha entre los conceptos antagónicos del Bien y del Mal. También, pretende mostrarnos la belleza de la Creación frente a la mácula del caos, la oscuridad. Y es que, no todo lo que vemos en la obra de Tolkien es lo que aparenta. Tiene un significado más profundo y trascendente.

Melkor Tolkien

Desde el comienzo, la figura de Melkor, el primer «señor oscuro» de la Tierra Media, pretende encarnar el Mal en contraposición con la figura de los Valar, que representan el Bien. Para quien no los conozca, los Valar (que traducido literalmente quiere decir «los que tienen poder») son aquellos dioses Ainur que bajaron a la Tierra Media para darle forma al mundo del mismo modo que se hizo con la Gran Música de los Ainur. Estos detalles nos son revelados en el Silmarillion (1977), así que son bastante desconocidos para todos aquellos que solo han visto las películas.

Con este relato, se intenta explicar cómo el Bien, que representa la belleza del mundo, es corrompido por el Mal, que representa el horror, la fealdad contrapuesta. Sin ir más lejos, estos valores no surgen de la nada. Tienen una trascendencia mística que podemos encontrar en algunas razas de la Tierra Media.

Elfos, orcos y humanos

Cuando los Elfos, primeros hijos de Ilúvatar, despertaron en el lago Cuiviénen y fueron encontrados por Oromë para ser llevados a Valinor, son la raza más perfecta y bella de entre todas las criaturas. No obstante, Melkor capturará a muchos de ellos, los torturará y deformará. Entonces, de este acto de corrupción y fealdad nacerán los Orcos, fruto del afán de Melkor por pervertir todo lo hermoso de la Creación.

orcos El Señor de los Anillos

En la mitología de Tolkien, los Elfos representan lo puro y lo divino que existe en la Naturaleza. Pero esta concepción de lo bueno y bello no se queda sólo con los Elfos. Otras razas como los Hombres, creadas tiempo más tarde que los elfos, tienen un significado intrínseco dentro del mundo que habitan. De este modo, tanto elfos como humanos, forman parte de lo bello y bueno del mundo. Solo cuando se alejan de su propósito inicial se mancillan y corrompen.

Tanto es así que, los buenos Elfos y los buenos Hombres, pueden ser seres longevos. Estas razas son capaces de las más épicas gestas, pero también son los creadores de los grandes reinos de la Tierra Media. Los Elfos, al ser una raza más anciana, son también más bellos al estar más cercanos a la Creación, rozando la perfección.

Enanos y Hobbits

A diferencia de los Elfos y los Hombres, los Enanos no fueron creados por Ilúvatar. En este caso fueron creados por el Valar Aulë, el de la tierra y la minería. Esto ya nos explica muchas cosas para entender la forma de ser que tienen los Enanos.

El hecho de que fueran creados por Aulë en secreto hizo que, cuando Ilúvatar lo descubriese, estuviese a punto de destruir su propia creación. Finalmente, Ilúvatar se apiadó con la condición de que despertasen después de los Primeros Nacidos, los Elfos.

Corred, insensatos!: Los 13 enanos de El hobbit

Por otro lado, quizás la raza de los Hobbits merezca un mención específica. Esta raza de pies peludos y lampiña de la mitad del tamaño de un humano, más pequeños que los enanos, es probablemente la crítica más sagaz de Tolkien a su sociedad. Si nos detenemos por un momento a pensar en sus costumbres, como la ingente cantidad de comidas diarias que hacen y su forma de vestir, en El Señor de los Anillos, fácilmente vendrá a nuestra mente la sociedad victoriana. En la Comarca, se han vuelto unos seres acomodados que disfrutan dionisíacamente de los placeres de la vida, pero no buscan la aventura, pues es peligrosa.

Soviet Hobbit Illustrations - Neatorama

El contexto de Tolkien

En 2019, Dome Karukoski dirigió una película biográfica sobre la vida de Tolkien. A lo largo de dicha película, mediante la escenografía, pretenden mostrarnos las inspiraciones que su vida dio para su obra. Pocos conocen que Tolkien vivió en persona la Primera Guerra Mundial, y bien de cerca. De hecho, participó en la Batalla de Somme en Francia (1916).

De esto, podemos extraer una lección: ver la guerra en primera persona te marca. Por ello, nuestras vivencias también influencian lo que escribimos, aquello que narramos y transmitimos. Muchos piensan que el viaje descrito en El Hobbit no es sino una especie de biografía. El personaje de Bilbo Baggins sería el propio Tolkien, que sería llamado a la aventura, teniendo que abandonar la comodidad del hogar para «salvar el mundo».

Como ya hemos comentado anteriormente, su obra quiere hacernos entender que lo Bueno proviene de la Naturaleza, y lo Malo de la corrupción de esta. Si los Elfos son la Naturaleza, los Orcos van en contra de ella. Los Elfos viven integrados con la Naturaleza en bosques y abrigos de montañas, pero los Orcos la manipulan en su beneficio. Esto podemos verlo, hasta incluso, como un paralelismo con la sociedad del autor.

isengard (With images) | Middle earth art, Tolkien art, Lotr art

Isengard y Mordor, con esos altos hornos, guardan un paralelismo con la sociedad industrial de la Birmingham que conoció. Por otro lado, Tolkien expresamente se refiere en términos más cariñosos hacia las zonas rurales, como la Comarca. Esto deja claro que nuestro genial creador de mundos respetaba la Naturaleza.

Hombres y mujeres en su obra

Mujeres y hombres son protagonistas de su obra en igual representación en sus narraciones. En la mayoría de las ocasiones existen en binomio, como forma de reflejar la profundidad del amor, como forma de compartir un destino indivisible. Túrin y Níniel, Beren y Lúthien, Aragorn y Arwen son claro ejemplo.

Imagen

Además, no podemos olvidar que en bastantes ocasiones son las mujeres quienes llevan una carga mayor sobre sus hombros. Retrata un mundo en guerra, en el cual las mujeres van a quedar en segundo plano, pero acaban revelandose contra este destino impuesto. Así es como crea la épica del relato.

Un caso más concreto lo encontrariamos en Éowyn. Los seres malvados lo son de por sí, sin importar su género, raza o condición. Esa es la naturaleza del mal, que puede adoptar muchos rostros. A todo esto, no podemos olvidarnos de que nos movemos en una temática de fantasía medieval.

Tolkien fue un gran admirador y estudioso de la Edad Media, la cual usó para crear el trasfondo de su obra. Como ya hemos dicho, Tolkien muchas veces se basa en sus vivencias, pero la épica detrás de sus personajes se fundamenta en sus estudios de la narrativa medieval. Por eso, buscar implicaciones racistas, misóginas o supremacistas quizás sea un ejercicio de presentismo aplicado a una obra del pasado.

LOTR Eowyn GIF

 

Para más novedades, no te olvides de seguirnos en  Twitter y en el canal de Youtube.

¡Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción!

¡Déjanos tu opinión aquí!