¿Por qué nos gusta Dark Souls?

hidetaka miyazaki praise the sun

Cada vez que From Software anuncia un nuevo juego, la carne se nos estremece a los jugadores. Esa sensación que mezcla desconfianza e impaciencia se apodera de cada uno de nosotros. Ahora mismo, todos nos encontramos expectantes a la espera de ver cada pequeño avance que puedan ofrecernos de Elden Ring. Un juego que promete aventura en una nueva ambientación nunca antes vista en los juegos de Hidetaka Miyazaki (Dark Souls).

Elden Ring

Pero, ahora mismo, ni siquiera sabemos muy bien qué esperar del juego. Sabemos que va a ser un juego grande (enorme) e interconectado, pero más bien al estilo de un sandbox que a lo que nos tiene acostumbrado From Software. Volviendo con las emociones que despiertan estos juegos, esto se debe a que con cada entrega de la saga soulsborne, a la que hay que añadir Sekiro, han logrado cumplir con las expectativas y conseguir un juego magistral. Aunque, a veces, si que es cierto que puede frustrar si te atascas en un boss o una zona. No obstante, han llegado a tal punto que sería muy fácil olvidar qué los hizo grandes y empezar a hacer juegos mediocres.

A continuación, aunque de manera algo subjetiva, analizaremos qué elementos hacen que la saga de Dark Souls sea tan entretenida y resulte tan apasionante para el jugador. Es decir, veremos, aunque sea bastante resumido, qué nos gusta y qué no de los Dark Souls.

Hidetaka Miyazaki

Si te encantan los Dark Souls, seguro que ya lo conoces. Pero, sino, os pongo en situación. Actualmente, Hidetaka Miyazaki es el presidente de la compañía a la que ha dado fama, From Software. No obstante, esto no siempre ha sido así. Empezó siendo un diseñador de videojuegos que tiene a sus espaldas títulos anteriores y muy poco conocidos como Armored Core. Como podéis ver, nada tiene que ver con la saga Souls.

Se nota que Miyazaki le pone mucho cariño y empeño a cada proyecto que dirige personalmente. Podríamos decir que le encanta sentirse orgulloso de lo que hace. Y quiere que tú también te sientas orgulloso de él al jugar sus juegos. Es cierto que tuvo sus momentos difíciles.

Hidetaka Miyazaki Dark Souls

La saga Souls no comienza con Dark Souls sino con Demon’s Souls. Este videojuego del 2009 apenas tuvo incidencia en su momento fuera del ámbito asiático (por decisiones corporativas), pero nos vendió su concepto. En resumen, mandó este mensaje al público gamer: «¿No estáis cansados de que los juegos os cojan de la mano y no supongan ningún reto al jugador?». Entonces, como de la nada apareció el que fue un juego impactante por su dificultad y ambientación, Demon’s Souls. Un juego a la altura de otras producciones niponas como el primer Nier, y que, como el buen vino, ha tenido que envejecer para ser valorado como se merece.

Hidetaka Miyazaki es un diseñador de videojuegos a la altura de otras figuras del sector. Si tuviera que hablar ahora mismo de los tres mejores diseñadores y directores de videojuegos creo que en mi lista estarían Yoko Taro, Hideo Kojima y Hidetaka Miyazaki.

Revolución en el modo de ambientar un juego

No es novedad. De hecho, pienso que tenemos bastante interiorizado este aspecto. Los juegos de Miyazaki, en este caso, la saga de Dark Souls, han supuesto un antes y un después en los juegos del género RPG.

¿Por qué?, os preguntaréis. Es una duda muy legítima. A pesar de que la ambientación de sus juegos suele tener aspectos reconocibles, es fruto de una fusión de culturas. El pueblo nipón es bastante distinto a la hora de comprender ciertas emociones y valores, pero en general ese choque cultural nos sucede con toda Asia. Es por esto que la elección de una ambientación de fantasía medieval europea no va a ser igualmente percibida por un señor de mediana edad de nacionalidad japonesa.

Dark Souls Remastered

Tenemos reyes, tenemos reinos, súbditos, caballeros, dioses, dragones y princesas. Es fácilmente reconocible lo medieval de la ambientación, pero es ese aspecto sombrío lo que le da chispa. En Dark Souls, nunca se trata de cómo empiezas tu aventura, sino del nivel emocional que logras cuando acabas. Es el tránsito desde el concepto del héroe clásico hasta el punto de que verdaderamente, si te enteras de lo que sucede a tu alrededor, pierdes el rumbo o llegas al final simplemente por inercia.

Dark Souls está abocado al pesimismo y la oscuridad. Sin embargo, su mundo siempre intenta darnos luces y sombras. Desde la intro del primer juego, comienzan a hablarnos de la dualidad. Todo forma parte de un delicado equilibrio que no debe de ser perturbado. Un concepto muy extendido en la filosofía y las religiones orientales. Y hablando de su filosofía…

La filosofía de Dark Souls

En primer lugar, Hidetaka Miyazaki parece ser que en un primer momento lo que pretende es darte un juego imposible. O eso piensan aquellos que lo visitan por primera vez. Sin embargo, el juego no es difícil ni imposible, solo es exigente con el jugador.

Actualmente, vivimos en una época donde las ideas y mecánicas de Dark Souls ya han calado hondo en todos los sistemas de juegos. Es bueno que se reconozca la calidad y se intente imitar para crear conceptos nuevos e IP’s distintas. Pero antes no era así.

Es probable que ese sea solo mi recuerdo, pero allá por comienzos de los 2000, los juegos se habían acomodado bastante. Al menos los AAA, ofrecían experiencias de juego disfrutable, desde luego, pero no te hacían partícipe de lo que estabas jugando. Quiero decir que nunca tenías la sensación de estar esforzándote. Tenías el modo difícil, pero eso no era tampoco la panacea.

Miyazaki directamente te dice «eh, tio, espabila, que tu personaje corre peligro». Te mete en un mundo hostil y lleno de desafios. El juego de por si es tan desafiante que no va a necesitar que escojas la dificultad, puesto que esta misma es inversamente proporcional a tu nivel de habilidad. Salvo en Dark Souls 2, pero en ese juego Miyazaki no fue quien lo dirigió. Y vaya si se nota esa dificultad artificial de llenar los niveles de enemigos para ponértelo difícil.

No te vuelvas hueco

La filosofía del jugador para afrontar este juego debe de ser muy distinta. Pero eso ya pasa si cambias de un juego de lucha a uno de deportes. Entonces, ¿dónde está la diferencia? Si Miyazaki te presenta un juego exigente, solo puedes responder de dos modos: frustrándote (esto suele ser muy divertido de ver) o con paciencia y determinación.

Ambas opciones son válidas, pero, en mi opinión, Dark Souls va sobre sobreponerte a los desafíos. Que por muy duro que el mundo sea, siempre hay un modo de seguir hacia delante. Igual no es como pensabas, ni logras tus objetivos a la primera como tú querías, pero su filosofía está encerrada en las míticas palabras dentro del juego: «Don’t you dare go Hollow».

Dark Souls Remastered Don't You Dare Go Hollow

Esto quiere decir literalmente «no te atrevas a volverte Hueco». Los Huecos, o Hollows, son las personas malditas que dentro del juego han perdido la determinación y, básicamente, son no-muertos que vagan sin rumbo ni objetivo. Se dice muchas veces que los videojuegos no nos enseñan nada. Una afirmación totalmente magufa, en mi opinión.

Dark Souls, la saga en general, quiere enseñarnos a ser pacientes. A superar nuestros miedos, a que no dejemos que los obstáculos de la vida se interpongan en nuestro camino. Si cuando estás jugando te cabreas y dejas de jugarlo, acabas siendo como uno de esos Hollows. Has fallado a Miyazaki y eres una vergüenza para tu cabra (perdón por el meme). Y recuerda: siempre hay un modo para superar los obstáculos de la vida. Te lo ha enseñado Miyazaki y lo has aprendido gracias a Dark Souls.

Best Dark Souls Animated Wallpaper GIFs | Gfycat

 

Para más novedades, no te olvides de seguirnos en  Twitter y en el canal de Youtube.

¡Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción!

¡Déjanos tu opinión aquí!

A %d blogueros les gusta esto: