¿Has oído hablar alguna vez del superhéroe Gundala? No te culpamos, dado que es bastante inusual escuchar algo al respecto lejos de territorio asiático. No obstante, ello no quita lugar a que pueda crearte interés, junto a todo lo que hay tras su llegada a la pantalla.

Gundala

En primera instancia, debemos conocer BumiLangit Studios. Se trata de una editorial de cómics que oscila entre el estilo manga y el cómic tradicional americano, pero que ambienta su universo en Indonesia. Sus historias, además de abarcar los superhéroes del país, también nos traen las aventuras de guerreros y artistas marciales. Todo esto deja a los estudios cinematográficos del país la rienda suelta necesaria para establecer nuevas aventuras cinemáticas.

Gundala

Así, el año pasado llegó la película al Festival de Toronto, de la mano del innovador Joko Anwar. Sin embargo, ¿estamos ante un abanico de superhéroes que se puede abrir al resto del mundo? La respuesta es un sí, aunque no tan sencillo. Hace unos días pude ver la película en todo su esplendor, en su idioma nativo y subtitulada en inglés. Antes de acomodarme para disfrutar de esta desconocida aventura de superhéroes, me documenté durante varias horas al respecto. He aquí todo lo que Gundala y su universo puede ofrecernos.

Joko Anwar

Joko Anwar

Habiendo visualizado grandes films de toda Asia, la espina de conocer a Joko Anwar llevaba un tiempo clavada en mí. No fue sino hasta que vi, de casualidad, el primer tráiler oficial de Gundala, cuando recordé lo mucho que deseaba ver su trabajo. Sabiendo, además, que se encargaba tanto de la dirección como del guión. Anwar es conocido por moverse de manera versátil entre diversos géneros, comprendiendo cada uno de ellos y adaptándose a lo que cada uno necesita.

Por supuesto, no es un director perfecto, y ninguno lo es. Aunque sus logros obtenidos no distan mucho de traer una bonita carta de presentación. El director es reconocido por la comedia romántica Joni’s Promise (2005), el thriller noir Dead Time: Kala (2007), el thriller The Forbidden Door (2009), el drama A Copy of my Mind (2015), la película de terror Satan’s Slaves (2017), y la que nos compete, Gundala (2019). Habiendo dirigido 18 películas y 2 series de televisión, hablamos además de un hombre que ha brindado sus dotes como actor en varias producciones, que abarcan desde 2003 hasta 2019.

Joko Anwar

 

¿Era la mejor elección para comenzar un universo cinematográfico? Si nos basamos en cómo utiliza la puesta en escena, y lo poco redundante que resulta, por supuesto. Anwar, al menos en Gundala, sabe llevarte desde punto A a punto B sin demasiados aspavientos, manteniendo la esencia de la historia que nos desvela y ansiando todavía más. Sí hay cambios de ritmo drásticos, sin embargo. No obstante, si hay algo que destaca en la película en su dirección, es lo muy bien que están remarcados los tres actos básicos de una película de orígenes. Tenemos al héroe a presentar, junto a su gran tragedia y desencadenante de potencial. Después, el conflicto estalla en el entorno del protagonista, y por último, este debe aprender a utilizar sus poderes para salvar al mundo de la nueva amenaza.

Gundala

Por supuesto, la premisa y base es muy sencilla para lo que estamos acostumbrados. No obstante, la epicidad, seriedad y envoltura del argumento, al menos en mi experiencia personal, me hicieron permanecer con los ojos clavados a la pantalla hasta el final. La trama no está engañando a nadie, ya lo dice el propio tráiler: vas a ver a un superhéroe nacer y enfrentarse a un montón de asesinos. Sus poderes son lo suficientemente impresionantes como para enfrentarlo a un gran villano. Pero, en primera instancia, asistimos a una amenaza local que colocará a Gundala en el punto de mira de las grandes esferas.

Gundala en su estreno

Anwar llevó el film al festival, digno de unos resultados encomiables. Obtuvo su premiere en Midnight Madness, y tuvo una muy buena acogida en el certamen canadiense. Las críticas positivas se centraban en varios aspectos, tales como la originalidad, la interpretación del actor Abimana Aryasatya, los efectos visuales, los cuales son bastante sorprendentes a la par que sencillos, y la brillante dirección de Anwar, el cual aprovechó la historia del cómic para plasmar el entorno sociopolítico actual de su país.

Gundala

La propia concepción del film está basada en las historietas del creador Harya Hasmi Suraminata, que trajo al personaje en 1969. Se trata de una coproducción de Screenplay Films y BumiLangit Studios, y está distribuida por Legacy Pictures. Es la primera instancia del Universo Cinematográfico de BumiLangit, o BCU. Este pretende ser una enorme saga de películas sobre héroes y campeones legendarios de los cómics indonesios, desembocando probablemente en la creación del Equipo Patriota (Patriot Team), liga de héroes a la que Gundala pertenece. Los cómics de BumiLangit cuentan con más de mil personajes, inspirados en la mitología y las leyendas del sudeste asiático. Junto al estreno de Gundala, hay confirmadas otras ocho películas.

Gundala

Durante la Comic Con de Indonesia, se introdujo al cast y hubo un primer vistazo de la cinta, que anunciaba su estreno para mediados de 2019. Finalmente, se estrenó en Indonesia el 29 de Agosto. La premiere internacional fue el 11 de Septiembre, en el trascurso del Toronto International Film Festival. Con una duración total de 2 horas y 3 minutos, la película contó con un presupuesto de 2’11 millones de dólares, recaudando un total de 4’78.

Gundala

Sinopsis sin spoilers

El joven Sancaka ha tenido una dura existencia. Abandonado por sus padres y viviendo en la calle, sus poderes llegarían a transformarle en el héroe del trueno conocido como Gundala. Mientras la situación en Yakarta empeora por momentos, deberá también enfrentarse a los malignos planes de Pengkor, villano respaldado por su escuadrón de huérfanos asesinos, algunos de ellos poseedores de increíbles poderes. Así, nace el primer héroe del Patriot Team.

Gundala

Argumento: infancia de Sancaka

A partir de ahora, hablaremos con spoilers. La película nos cuenta la historia de Sancaka. Cuando era niño, su padre trabajaba en una fábrica, y luchaba constantemente por sobrevivir a fin de mes. Junto a una multitud de trabajadores, dirigió una gran protesta contra los pobres salarios y la explotación. Dicha protesta enfrentó en una reyerta a los afectados con los policías antidisturbios. Varios de los empleados y policías, sobornados por sus jefes, asesinaron al padre de Sancaka a puñaladas.

En un ataque de ira, Sancaka abandonó su posición asustadiza ante el conflicto. Cuando agarró uno de los escudos antidisturbios, inexplicablemente, un trueno impactó en el niño, mientras sus gritos de desesperación acompañaban a una maravillosa pero breve puesta en escena. El trueno destrozó el escudo, y Sancaka, sin saber cómo, redireccionó la energía del mismo, haciendo estallar todos los demás escudos que portaba la policía. Tras ello, el trueno hizo salir despedido a Sancaka, que chocó contra una farola, cayendo inconsciente tras un impacto en la cabeza.

Un año después, su madre despierta a Sancaka para darle una noticia. Aquí cabe recalcar que dicha escena se repetirá en diversos puntos clave de la cinta, abordando los traumas junto a los deseos del protagonista. Cierto elemento terrorífico hace que las pequeñas variaciones de estas escenas se claven en tu mente. Así, su madre le dice al pequeño que ha de marchar a otra ciudad para buscar trabajo, prometiendo que regresaría al día siguiente. No obstante, la cruda realidad resultaría en el abandono de Sancaka, pues su madre nunca más volvió.

Gundala

A pesar de que varios vecinos trataron de entablar contacto con el niño, e incluso mandarlo a un orfanato, Sancaka rechazó las ayudas y se lanzó a las calles de Yakarta, deambulando entre ellas y tratando de defenderse de los matones. Un día, otro grupo de jóvenes vagabundos persigue a Sancaka incansablemente. Cuando le acorralan en un callejón, Sancaka es brutalmente agredido, hasta que otro niño aparece para salvarlo. El niño, llamado Awang, nos ofrece un auténtico espectáculo de artes marciales, dando una terrible lección a los matones, que acaban huyendo, doloridos y víctimas del horror. Así, Sancaka viviría aventuras por las calles junto a Awang durante un tiempo.

Awang

Siendo su principal instructor de la vida callejera, Awang entrenaría a Sancaka en defensa personal. Brindando también lecciones acerca de no entrometerse en los asuntos de los demás con tal de sobrevivir, el combate podía instaurarse en cualquier momento, y en cualquier lugar, haciendo de Sancaka todo un guerrero. Un día, el dúo planea partir hacia el sudeste, en busca de una vida mejor. Para ello, debían interceptar un tren en marcha. Cuando llega el tren, Awang logra saltar, pero Sancaka se ve incapaz de alcanzar la mano de su amigo. El tren desaparece en la lejanía, y Sancaka se queda solo una vez más.

Cabe destacar que el ritmo es bastante rápido en el primer acto, pero te deja disfrutar de las escenas que reflejarán el futuro del protagonista. Además de la espectacularidad de los combates, también tenemos un par de momentos donde reina la calma, y donde los dos niños dan a conocer sus tristes historias. Todo ello nos pone en contexto frente a la cruda situación que viven en su tierra. Una vez más, dejando a flote el martirio de Sancaka, tenemos una escena en la que trata de conseguir trabajo en un pesquero, y es atacado por un niño aparentemente más fuerte. Aquí, Sancaka se defiende exitosamente por primera vez, y escapa hacia su nueva vida.

Orígenes: héroe y villano

Muchos años más tarde, el ahora adulto Sancaka trabaja como mecánico y guardia de seguridad a tiempo parcial en una fábrica de impresión. Gran parte de la legislatura corrupta del país está siendo controlada clandestinamente por el más despiadado líder criminal. Pengkor, el villano de la historia que, compartiendo una esplendorosa díada con Sancaka, también presenta un pasado aterrador. Cuando Pengkor aparece en escena por primera vez durante una gala, su rostro, el cual posee en su mitad derecha severas quemaduras, denota las actitudes asesinas del personaje, así como su inestabilidad mental.

Trata de encandilar a uno de los legisladores, pero este se muestra reacio, incluso llegando a negarle la mano a Pengkor, rasgo que pasaría factura. Así como todo gran líder criminal, Pengkor puede llegar a ofenderse muy fácilmente. De hecho, dicho legislador aprendería lo que significaba faltar al respeto a Pengkor. Él y sus asesinos secuestraron a la mujer y al hijo del legislador, y les dejaron atados en sillas desde lo alto de un parking de varias plantas. La cuerda que los sostenía estaba amarrada a la silla en la que yacía el legislador, maniatado. Tras una lección poco ortodoxa por parte de Pengkor, una creciente llama prendió la cuerda, venida de los poderes de Kamal, uno de sus asesinos.

Kamal

Pengkor dejó vivir al legislador para que tratase de salvar a su mujer y a su hijo, sabiendo que estaban condenados. Así, cuando las cuerdas se soltaron, la mujer y el niño caían estrepitosamente al vacío, y el legislador saltó desesperadamente tras ellos, en vano. Los tres perecieron en una escandalosa caída libre, mientras Pengkor era recogido por su chófer y él, junto a sus asesinos, regresaban a sus quehaceres. Las dotes de Pengkor fueron respaldadas por su segundo al mando. Con esta muestra de falta de escrúpulos, Anwar también nos dejó una interesante y sobrecogedora tortura que pocas veces he visto tan bien explotada. Gracias a este hecho, el espectador aprendería a temer a Pengkor.

Pengkor

No es para menos, ya que uno de los personajes comparte la historia de Pengkor con otro que no le conoce. Así, descubrimos que los padres de Pengkor eran los líderes de una empresa que estableció una restricción de pagos y explotaba a sus empleados. Los trabajadores, furiosos, se adentraron en la residencia de Pengkor, antorchas y piedras en mano. Sus padres fueron asesinados brutalmente, recibiendo contundentes impactos de piedra en el cráneo, y la casa fue incendiada con el niño dentro. Pengkor sobrevivió, aunque porta sus cicatrices como recuerdo fatídico. Además, su tío, quien se encargaba a partir de entonces de la tutela, le envió a un orfanato correccional muy abusivo.

Además de excederse en el trato directo con los pobres niños, el personal del orfanato les torturaba constantemente, haciéndoles creer que iban a morir ahogados en una fuente. Fuente en la cual introducían sus cabezas para hacerles pasar por una agonía. Un día, todos los huérfanos se rebelaron, liderados por Pengkor, y asesinaron a todo el personal del sitio. Pengkor se encargó personalmente de su tío, al cual degolló y observó mientras moría ahogado con su propia sangre. El reflejo de Pengkor castigando a su tío crea una escena que nos dice demasiado. Primero, nos da un vistazo gráfico de lo que significa la venganza, y lo muy cruda que se ve desde una mente infantil.

Y, en segunda instancia, nos muestra lo poético de la creatividad de Pengkor. Aunque sencilla, acertada. El mayor temor del orfanato era morir ahogado en una fuente, y esa fuente ahora era la propia garganta de aquel que le encerró, de manera injusta, en aquella prisión de los horrores. Habiendo liberado a los niños, estos se mantendrían fieles a cualquier causa de Pengkor, y empezó a escalar como legislador. Ya como absoluto rey del crimen en la ciudad, los planes de Pengkor trataban la dominación desde un punto de crueldad diferente. Mediante un suero avanzado, Pengkor envió a sus asesinos a envenenar el suministro de arroz de toda la nación. El objetivo, además de retorcido, puso en jaque la estabilidad política.

Pengkor

Como principales víctimas, Pengkor pensó en las mujeres embarazadas. El suero, además de ser un potente veneno, afectaba a los cerebros de los fetos, y estaba destinado a erradicar la capacidad de diferenciar entre el bien y el mal. Con alevosía y cubriendo su espalda, Pengkor se las ingenia para hacer llegar el evento a los medios. Esto provoca histeria masiva entre los ciudadanos, que exigen a los miembros legislativos que liberen públicamente un antídoto, el cual se haya en fase experimental por parte de una de las grandes farmacéuticas. El debate divide la Legislatura en dos facciones: la de Bahri y sus colegas, que quieren aprobar un proyecto de ley para distribuir el antídoto en masa; y la de Pengkor y sus aliados, que se posicionan en contra de la distribución del mismo.

Bahri

Primeros pasos como héroe

Un día, Sancaka ayuda a su vecina a defenderse de unos matones que la están acosando. Su vecina, Wulan, entabla amistad con él a partir de este punto, junto a otros trabajadores de la fábrica y Teddy, el hermano menor de Wulan. Por la noche, cuando Sancaka recoge sus cosas de la fábrica, los matones de Wulan regresan para tomar represalias. En este punto, presenciaremos no sólo otra increíble coreografía de artes marciales, sino también una reminiscencia de lo que fue el pasado de Sancaka.

Gundala

Ahora no era aquel niño asustado que escapaba del combate. No tenía tampoco la necesidad de ser respaldado por aquel amigo que perdió, tratando de alcanzar una vida mejor. Y, por supuesto, iba a hacer todo lo posible por no verse sobrepasado. El combate lleva a Sancaka y los matones a la azotea, donde, irremediablemente, acaban sometiéndole, superado en número aunque habiendo causado estragos. Tras asesinar a Sancaka, varios de los matones arrojan su cadáver desde el techo de la fábrica, y este impacta de manera brutal contra el pavimento. Habiendo saboreado la muerte, una sensación familiar hace que Sancaka regrese del más allá. Aquel trueno fortalecedor de su infancia golpeó todo su cuerpo.

Gundala

El trueno revive a Sancaka y, en una de las escenas más épicas y emotivas del film, despierta sus poderes sobrehumanos. Aquellos creados para proteger al desvalido. Después conocemos un poco más a Pak Agung, el compañero de seguridad de Sancaka, personaje que transmitirá y canalizará la sensación de un superhéroe en él, y hará a la par de un buen alivio cómico de la cinta. Asistido por sus amigos y habiendo curado sus heridas, Sancaka ve cómo Wulan lidera un grupo de vendedores insurgentes en contra de los hostigadores de aquella zona de comercio. Durante las protestas, los matones llegan para volver a causar problemas. No obstante, esta vez Sancaka no dejaría que se salieran con la suya. Estamos ante la que es, para mí, la mejor escena de artes marciales que he visto en varios años. Además, aquí vemos una exhibición directa de sus poderes públicamente.

En contraposición a lo que un héroe enmascarado podría suponer, no parece que Sancaka se preocupe demasiado por mantener una identidad secreta ante un momento de necesidad. Así, Wulan le ruega que se una a su grupo de defensores mercantiles. A pesar de que se le empieza a reconocer como un héroe del pueblo, Sancaka se niega, alegando que no está convencido de que él sea el héroe que necesitan. Poco después, los matones incendian el mercado por completo. Observando la miseria, por primera vez, en otras personas y no en sí mismo, Sancaka abraza la humildad de ese sentimiento. Ver esa desesperanza plasmada en el inocente despierta su sino: levantarse para defenderlos de lo que sea.

Con la ayuda de Wulan, Teddy y Pak Agung, Sancaka aprende a controlar sus poderes. En el trascurso, obtenemos un vistazo a la diversión que se respira en la fábrica, y la familia que nunca tuvo y está ahí para llenar ese vacío. También tenemos una de las escenas más graciosas de la película, cuando Pak Agung trata de lanzar una patada voladora a Sancaka y fracasa estrepitosamente. Es en estos momentos cuando se resaltan las limitaciones y ventajas de los poderes de Sancaka. Cuando percibe la pronta aparición del trueno (normalmente, durante una noche lluviosa), Sancaka sabe que, si sale al exterior, este le impactará de lleno. No obstante, el trueno le suele afectar sobremanera, haciéndole convulsionar o, a veces, desmayarse.

En una de las ocasiones, además, Sancaka se queda inconsciente y de rodillas tras recibir el trueno en el cráneo. Pak Agung, al ir a comprobar su estado y entrar en contacto físico, sale despedido por una descarga eléctrica, cayendo en un contenedor. Existían dos problemas plenamente físicos: la resistencia y tardanza necesarias para poder utilizar el poder del trueno a plena potencia, y la canalización del mismo, para no herir a nadie de manera inconsciente o que no resultara en un poder etéreo. Sancaka podía lanzar descargas de menor intensidad durante el combate contra los matones, dado que la energía no se había canalizado correctamente. Así, el equipo crea un disfraz improvisado con todo lo necesario. Las gafas protectoras de Teddy, cinta aislante que recubría las articulaciones, material endurecido para la chaqueta y el casco, y dos placas en forma de ala y cuchilla en cada lateral del mismo, que serían el catalizador del trueno. Tras llevarse a cabo las comprobaciones, Sancaka controlaba sus poderes a plena potencia. Podía invocar al trueno como él deseara.

Gundala

Sancaka vs. Huérfanos asesinos

Decidido, Sancaka se viste con sus nuevas ropas de héroe, y sale a la calle a enfrentar y derrotar a todos los matones en contra de la zona mercantil. Empieza a ser reconocido como un símbolo de esperanza con el fin de levantarse y unirse en la lucha contra las injusticias. Tan sólo unos pocos le ven como un simple vigilante sin ningún logro a obtener. Vemos escuetas escenas de combate que resaltan la notoriedad del uso del trueno, el cual he de destacar que cada vez se ve más impresionante. Tras varios conflictos, Wulan y Sancaka adquieren información de uno de los matones. La información sitúa a Adi Sulaiman, un famoso violinista de la ciudad, en el mercado la noche del incendio, con los rumores señalándolo como el principal causante.

Adi Sulaiman

Al finalizar una gala en la que Sulaiman toca para varios dirigentes, Sancaka logra interceptarle. Para su sorpresa, el violinista resulta ser un gran desafío en combate, y utiliza el arco de su violín como acero y estoque. Sancaka pretendía exigirle las razones por las cuales incendiaría el mercado, y Sulaiman acaba revelándose como uno de los huérfanos asesinos de Pengkor. Mientras evade histéricamente los ataques de Sancaka, Sulaiman acaba siendo atropellado brutalmente por un autobús, muriendo en el acto. Los heroicos del lado de Sancaka y la muerte de Sulaiman acaban alertando a Pengkor y su socio. Para mantener su plan intacto, Pengkor decide despertar su célula durmiente de asesinos por toda Indonesia. Así eliminará tanto a Bahri como a Sancaka en un solo movimiento.

Gundala

En ese momento, presenciamos una escena que recuerda mucho a la excomunión de John Wick. En todas partes del país, y en situaciones aparentemente cotidianas, multitud de asesinos reciben la llamada telefónica de Pengkor para entrar en acción y acabar con el vigilante. Presenciamos a algunos de los asesinos que han formado parte de los cómics, como el histérico Desti Nikita, la supermodelo Mutiara Jenar, el médico Cantika, el bárbaro fortachón Tanto Ginanjar, que porta unos enormes sables, el poderoso hipnotizador Kamal y la bailarina tradicional Swara Batin, entre otros. Los asesinos logran deshacerse de varios miembros de Rumah Perdamaian, el bando de Bahri. Varios de los asesinatos se muestran cruentos, resaltando la escena en el baño público.

No obstante, cuando Swara Batin ataca a Bahri, Sancaka aparece en escena y logra derrotarla. La Legislatura aprueba el proyecto de ley sobre el antídoto, para deleite de la ciudad. Sin embargo, los resultados de las pruebas de laboratorio de Rumah Perdamaian llegan a Bahri, que se sorprende al descubrir que Pengkor los ha estado utilizando todo el tiempo. El suero no era letal, sino que era el antídoto lo que sí contenía agentes altamente venenosos. También descubre que la compañía farmacéutica distribuidora era una de las empresas fantasma en propiedad de Pengkor. Con ello, la distribución del veneno real había comenzado desde las sombras.

Bahri

El encuentro final: Sancaka y Pengkor

Cuando Bahri trata de alertar a Sancaka y pedirle que detenga la distribución, los huérfanos asesinos atacan la fábrica. Sancaka entra en combate con todos ellos, y vemos fugazmente cómo alguien clava una aguja a Sancaka, le extrae sangre, y se marcha, lo cual tendrá consecuencias más adelante. El combate llega a la azotea donde antaño cayó, al no saber utilizar sus poderes. La rima del héroe que se alza donde cayó está presente, en un combate menos brillante, pero sí más significativo. Cabe destacar que nos adentramos en el tardío y mayor clímax de la cinta, pues los últimos 20 minutos de ésta se muestran con mayor reminiscencia. Llegado cierto punto, Pengkor ve derrotados a varios asesinos, por lo que amenaza con asesinar a unos sometidos Teddy, Pak Agung y Wulan frente a Sancaka.

Cuando Sancaka trata de salvarlos, Kamal entra en combate, hipnotizando a Sancaka. Los gritos desesperados de Wulan hacen que Sancaka luche contra el hipnotismo, y canaliza todo su poder para liberar el trueno desde sus adentros. Pak Agung es apuñalado por uno de los asesinos, y Sancaka logra liberar el trueno, derrotando a la mayoría y salvando a Wulan y Teddy. Cuando Pengkor está a punto de golpear a Sancaka por la espalda, Bahri aparece y dispara a Pengkor. Derrotado, Pengkor aprovecha su último aliento para declarar que fue el único que logró la unificación del pueblo y los legislativos.

Gundala

Una vez están a salvo, Sancaka se apresura a detener la distribución del falso antídoto. Intenta detener el convoy con las entregas, pero es alcanzado por un disparo de uno de los conductores. Sancaka cae en el asfalto, viéndose derrotado, pero el convoy es violentamente detenido por una misteriosa mujer que posee poderes sobrenaturales. En este momento, me paré a pensar en las posibilidades. Quizá estábamos ante un miembro fundador de Patriot, y la cuestión no iba desencaminada. Irguiéndose, Sancaka utiliza el mismo poder de canalización que usó por accidente cuando asesinaron a su padre. Agarrando una de las botellas del antídoto, invocó al trueno y con ello hizo añicos todas y cada una de las botellas en la ciudad. Sancaka y aquella mujer desconocida acababan de salvar a la humanidad.

Sri Asih

Mientras tanto, descubrimos que el hombre que extrajo sangre a Sancaka era el socio de Pengkor. La película nos transporta a una localización desconocida, en la cual yace un asentamiento ancestral. El hombre, junto a otro acompañante, abre una antigua tumba, tapiada tras una enorme pared. Nos enteramos de que se encuentran en el museo de la ciudad, y desentierran el sello de un pequeño contenedor. Tras la pared hay un cuerpo, y en el sello está la cabeza cortada de dicho cadáver. Utilizando la sangre de Sancaka, el socio de Pengkor revive a la misteriosa entidad, volviendo a unificar la cabeza con el cuerpo. Así, resucita Ki Wilawuk, un poderoso mal de la antigüedad.

Ki Wilawuk

Ante los motivos del despertar, el asistente revela su nombre, Ghazul, y le cuenta a Ki Wilawuk todo lo sucedido con el vigilante de Yakarta y sus poderes del trueno, refiriéndose a él como Gundala. Gundala significa Trueno en el antiguo javanés. Tras el sorprendente origen de un nuevo villano, la cinta nos deja un final totalmente abierto, con Ki Wilawuk ordenando a Ghazul que reúna a su ejército, pues se avecina una gran guerra.

Desenlace, opinión y futuro

Por supuesto, todo universo cinemático de supers tiene sus escenas post-crédito. En el caso de Gundala, tenemos una escena a mitad de créditos que presenta una importancia sobrecogedora para los fans de BumiLangit. Por un lado, Gundala se establece formalmente como superhéroe. Se encuentra con Bahri en una azotea y le da las gracias por el traje mejorado que porta en ese momento, el cual podemos ver que es mucho más avanzado y acostumbrado al que suele llevar en los cómics. Bahri, en respuesta, le dice a Gundala que el nuevo traje es de parte de la gente. Sancaka ha logrado el mayor objetivo de su vida: ayudar a todo aquel que sufre una injusticia.

Gundala

Mientras tanto, en la lejanía, observamos a la misteriosa mujer que detuvo el convoy que distribuía el veneno de Pengkor. Se revela que su nombre es Sri Asih, la primera superheroína indonesia, y se sube en un coche junto a su chófer, marchándose de allí.

Sri Asih

Por supuesto, la fórmula Marvel y DC son bases que establecieron un antes y un después en el cine superheróico. A pesar de que crear un universo cinemático no es una tarea fácil, parece ser que BumiLangit ha dado con una clave óptima para desarrollar sus propias historias. ¿Estamos ante una nueva casa competidora? Al menos, en Asia ha tenido un recibimiento bastante grato. Desde mi posición, en calidad de amante de los cómics y de superhéroes de diferentes casas, ansiaba presenciar la aventura por mí mismo antes de leer cualquier otra opinión. Y no puedo hallarme más agradecido.

No estamos ante la película revelación, es un hecho. Con millares de películas en su haber, la cultura popular establece que toda película de orígenes ha de ser un buen pistoletazo de salida. Es más, los grandes universos, como Marvel, ni siquiera tenían esa idea al tratar su primera cinta, y eso es algo que en Gundala se trata con algo de timidez. Vemos referencias al resto de superhéroes, pero de manera escueta. Lo suficiente como para ver que todo estará conectado y, presumiblemente, establecerá una cohesión y narrará historias más adultas, místicas y, por qué no, celebrará una superhero party en algún momento.

Patriot Team

Habiéndonos mostrado a dos integrantes del Patriot Team, Gundala y Sri Asih, solo nos queda esperar el tiempo necesario para conocer al resto del equipo, y las nuevas amenazas que han de enfrentar. ¿Pero la película merece la pena? Muchísimo. Dentro de la típica historia de orígenes, no peca de introducir a demasiados personajes de una sentada. Es atractivo, pero quizá todavía carece del fuelle equivalente a sostener todo un nuevo universo de películas. Gundala necesita expandirse hacia más horizontes y un mayor desarrollo, el cual tampoco está siendo maltratado. Siendo la primera aventura del superhéroe en la pantalla, se defiende muy hábilmente.

Aunque todos los elementos ajenos al propio personaje aún necesitan ser expandidos, puedo asegurar que ninguno de estos añadidos me pareció innecesario o tirado de los cabellos. Con tanto por hacer en BumiLangit y teniendo infinitas posibilidades en la mesa, Anwar ha tratado una ínfima parte, haciendo que sea algo remarcable y que seguramente tenga consecuencias para un futuro legendario. Dejando el resto de ideas para ser desarrolladas, tanto en el futuro como por otros talentosos creativos. En diferentes géneros, formas y por parte de historias que colisionarían en un gran evento.

¿Llegará a estandarte como cine superheróico? No es fácil afirmarlo. Lo que sí podemos decir es que Gundala posee un rating bastante acertado, con un 7.1/10 en IMDb basado en 2.412 críticas, la gran mayoría favorables. Y es innegable que, en cuanto a cine de superhéroes, vivimos un tiempo en el cual es muy difícil sorprender, y más si nos aventuramos a contar una historia de origen. Acostumbrados a ver reunida a la Justice League o a los Avengers, se nos antoja anacrónica una película individual con matices tan sencillos sobre la mesa, y es una auténtica proeza que Gundala sepa decir algo al respecto.

Conclusión

Gundala tiene todos esos matices que, considero, son importantes a la hora de promocionar una película. En primera instancia, el producto se vende así: un superhéroe que invoca al trueno para luchar con un millar de asesinos. Si te dicen lo que vas a ver, eso es lo que te has de encontrar, y esperar algo más siempre puede causar el efecto contrario. Con lo cual, si ves la película siendo consciente de que trata sobre un héroe que se enfrenta a un grupo de asesinos, y nada más, siempre encontrarás algo que te sorprenda sobremanera. Por supuesto, el hype por adentrarme en otros horizontes estaba ahí, pero tampoco tenía ni la más remota idea de lo mucho que me iba a sorprender siendo un producto tan desconocido.

Gundala

En segundo lugar, la simbología, importancia y connotación de la trama. No sólo hemos asistido al nacimiento del héroe, sino también al de la situación de Yakarta como la localización más importante del film, y por supuesto el nacimiento del villano. Las tres historias se desarrollan en diferentes ríos, para desembocar en el mismo océano. Sancaka, la situación política y Pengkor. La belleza y la naturalidad de las tramas al juntarse es sin duda lo que hizo que las dos horas merecieran la pena. Pues, aunque algunos momentos son más flojos que otros, uno era sabedor de importantes matices llegado el punto culminante de la cinta, y eso hace que formes parte de la trama, tanto como espectador como receptor de todas las emociones que puede ofrecer.

Asimismo, la dirección es bastante competente. La iluminación, única, haciendo que la escenografía adquiera un toque que no verás en otra película, dotando a la cinta de su propio sello y firma. La interpretación, por contra, no resalta en demasiados puntos, a excepción de las escenas que involucran las emociones y situaciones que vive el protagonista, Abimana Aryasatya, y el villano, el cual me ha parecido que posee una de las mejores historias de trasfondo, interpretado por Bront Palarae. Y, como últimas instancias, he de alabar el digno trabajo en cuanto a efectos especiales. Asemejándose a producciones japonesas de género tokusatsu, lo cierto es que enriquece todos esos aspectos.

Gundala

Si hay algo difícil y desafiante en cuanto a los efectos especiales de la cinta, es la variedad y los matices que han conseguido implementar en algo tan sencillo como es el uso de un trueno, un relámpago o un rayo. Algo que, relativamente, puede poseer muy pocos movimientos fraccionales, ha sido aprovechado en su máximo esplendor para traernos una película de superhéroes bastante trepidante. El guión es muy rescatable, no sólo por mostrarse más o menos fiel al producto original, sino porque también ha servido como base para lanzar una muestra de la sociedad. Tarea que, aunque se antoje fácil para algunos en la industria, lo cierto es que dista mucho de serlo. Y para mí Gundala lo consigue, con sus menos y sus más, pero de forma plausible.

En cuanto a aspectos negativos, considero que el desarrollo de la trama es tanto una montaña rusa como, en varias estancias, demasiado lento. Durando dos horas, no vemos a Gundala en todo su esplendor hasta pasada la primera hora y media, y no estamos del todo seguros de que vaya a suplir nuestras necesidades llegado ese momento. Sí las cumple, pero has de haber pasado por dichos vaivenes, y en algunas ocasiones víctima de unas actuaciones poco explotadas. Es algo natural, dado que se trata del origen de un héroe totalmente nuevo, pero se ha recortado la trama en momentos que creo inadecuados. Vemos muy poco de la infancia de Sancaka. La entendemos, pero los saltos temporales hacen que eches de menos alguna que otra escena típica en el nacimiento de un héroe. Verle en más momentos solo, tratando de familiarizarse con su realidad. Sin embargo, todo parece suceder de forma demasiado natural para Gundala, y ello quizá haga que parte de la emotividad quede respaldada a un puñado de momentos, repartidos por el segundo y tercer acto de la película. Sea o no de manera indiscriminada, en ocasiones no llegaba a captar la personalidad del protagonista. Y aunque se arregla en el tercer acto, bien podría haber sido así desde el comienzo. A pesar de todo, Gundala es digna de disfrute, sobre todo si te gustan este tipo de historias.

Gundala

En mi crítica personal, Gundala tiene su 6.8/10. Es una buena película de superhéroes, con una historia de orígenes bastante prometedora y con algún que otro vaivén en cuanto al ritmo. A pesar de sus achaques, casi todos en referencia tanto al ritmo como a los diferentes saltos y traspiés al establecer nuevos conceptos, lo cierto es que cumple la función principal: divertirte, entretenerte y, en menor pero eficaz medida, sorprenderte. Sin duda sería un añadido interesante al MCU o al DCEU, pero se establecerá en su BCU nativo por todo lo alto.

Por mi parte ansío ver al resto de héroes de BumiLangit Studios traspasados a la pantalla, ¡nos esperan grandes aventuras desde Indonesia! ¿Qué opinas? ¿Te gustaría que este tipo de cine llegase a nuestras fronteras? ¡No dudes en hacérnoslo saber!

Bienvenido a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Fuentes: MacGuffin007

¡Déjanos tu opinión aquí!

A %d blogueros les gusta esto: