Dark ha terminado y todo es más confuso ahora. Esta serie original de Netflix sobre viajes en el tiempo cautivó a las audiencias por lo singular y complicado de su argumento. Puso a pensar a más de uno y a elaborar parentescos y líneas de tiempo. E incluso Netflix se vio en la necesidad de emitir contenido adicional que ayudara a entender un poco mejor de qué iba todo esto. Pese a todo la serie fue todo un éxito.

viajes en el tiempo

Los viajes en el tiempo

Hoy los viajes en el tiempo, lejos de alejar a las audiencias por lo complejas que pueden llegar a ser sus tramas, viven un gran momento. Sobre el origen de  los viajes en el tiempo se puede decir que fue en a principios del siglo XX, cuando con la teoría de la relatividad Einstein empezó a abrir la posibilidad de que los viajes en el tiempo fueran reales.

Sin embargo la fantasía y la ficción ya se le habían adelantado. Y es que no solo series como Dark han incursionado en este género. Existen a lo largo de la historia del cine y la televisión múltiples trabajos que exploran los detalles, las paradojas, las líneas de tiempo y todo lo que nos fascina de viajar en el tiempo.

Primer, 2004

Empecemos por una de las películas que ha dejado a más de uno tratando de entender qué es lo que está viendo en la pantalla. Shane Carruth, escritor y director de esta cinta, es un matemático e ingeniero que con Primer su ópera prima se dio a conocer en el séptimo arte. Y vaya manera de hacerse conocer.

La cinta va sobre unos ingenieros que descubren accidentalmente la forma de viajar en el tiempo. A partir de allí todo se complica cuando, como es habitual en las ficciones temporales, quieren cambiar el pasado o beneficiarse mediante estos viajes. Sin embargo, estos ingenieros van a descubrir que viajar en el tiempo no solo tiene consecuencias en los acontecimientos de sus vidas sino también en sus cuerpos.

Esta cinta mantiene al espectador pegado al asiento tratando de adivinar quién es quién o qué línea  del tiempo es la que está viendo. También hace un aporte sobre la forma en que se puede viajar a través de la temporalidad para que los acontecimientos no cambien radicalmente y para no terminar con sus propias vidas.

Futurama, 1999-2013

La serie creada por Matt Groening en 1999 también es una de las piedras angulares de la ciencia ficción actual. No solo en series como Rick & Morty, que dice ser una combinación de Futurama y Los Simpson, sino en muchos otros trabajos que tienen a Futurama como antecedente.

Futurama a diferencia de los Simpson sí tiene un arco en el cual los acontecimientos que se narran pasan de un inicio a un final. Lo interesante es que todo lo que ha propiciado que Phip J. Fry viaje del año 1999 al año 3000 tiene que ver con un viaje en el tiempo por medio de la criogenización. En este caso vemos que al menos en esta primera parte no se utiliza una máquina para saltar en el tiempo, sino de una pausa en el presente para despertar en el futuro.

viajes en el tiempo

Un capítulo que merece mención especial por manejar varias líneas temporales y por crear confusión acerca de quién es quién, todo muy en la misma línea de Dark, es el episodio «El Gran Golpe de Bender». En este episodio Bender descubre un código binario que lo puede transportar en el tiempo. El que la forma de viajar entre el tiempo no sea una máquina sino un código binario es algo bastante curioso porque en otros episodios ya hemos visto que el universo de Futurama es una especie de gran computadora. Por lo cual para alterar algo de dicho universo, como su línea temporal, se debe hacer uso de un código binario.

Al lo largo de la serie también hay otros episodios que tienen como tema los viajes en el tiempo. Uno de ellos es el episodio «Todo anda bien en Roswell». En este vemos que la tripulación viaja al momento del incidente Roswell que le da nombre al capítulo. Este es quizá uno de los episodios más conocidos de la serie. En especial porque cuando Fry llega a 1947  tendrá que resolver una serie de paradojas temporales sobre su existencia que lo llevan a acostarse con su propia abuela y a descubrir que él mismo es su propio abuelo.

Doce monos/La Jetté

Doce monos es la versión hollywoodense de un cortometraje realizado en 1962 por Chris Marker. La esencia del argumento de doce monos y de la Jetté convierte a estas piezas en dos de los mejores trabajos audiovisuales de viajes en el tiempo e incluso de los mejores de toda la ciencia ficción.

viajes en el tiempo

Todo va sobre una humanidad postapocalíptica que ha sido destruida y obligada a vivir bajo tierra por cuenta del Armagedón nuclear. En esto los humanos han descubierto una particular forma de viajar en el tiempo, que consiste en que el sujeto que va a viajar debe tener una fuerza mental muy grande, basada en una a imagen que haya marcado su vida, para no volverse loco con el cambio temporal. Así pasan muchos sujetos de experimentación hasta que encuentran a un hombre que tiene en su cabeza una imagen que marcó su infancia en la que veía a otro hombre morir.

Para no arruinar el final de la película solo hay que decir que el cierre es perfecto porque vemos cómo todo termina donde ha iniciado. El corto de 1962 también tenía otra particularidad que consistía en ser una novela fotográfica. Es decir no era imagen en movimiento como tal sino imágenes fijas que van siendo narradas. Algo bastante experimental para su época.

El ministerio del tiempo

El ministerio del tiempo es una serie española que actualmente se encuentra en la plataforma streaming de Netflix y en la de HBO. El argumento se centra en una seccional del gobierno que se encarga de controlar los viajes en el tiempo. Básicamente son policías que se encargan de que las personas no alteren las distintas épocas de la historia para su propio beneficio.

Esta serie además de tener los clásicos leitmotiv de los viajes en el tiempo, también busca que cada época que sea recreada para ser conocida un poco mejor. De esta forma vemos, a través de estas puertas intertemporales, cómo se puede ir a la época de Picasso, de Cervantes o a La segunda guerra mundial.

El ministerio del tiempo busca darnos un acercamiento mediante los viajes temporales a otras épocas de nuestra historia. En su momento se pensó que una trama repleta de datos y anécdotas históricas iba a aburrir. Pero hoy cuando ya van cuatro temporadas queda patente que las ficciones históricas y de ficción resultan en una atractiva combinación.

Donnie Darko, 2001

Donnie Darko es complejo por partida doble: hay viajes en el tiempo, agujeros de gusanos y un muchacho esquizofrénico que ve a un conejo gigante.  Esta cinta de 2001 narra la historia de un joven al que un día, después de un extraño accidente, se le aparece un conejo de casi dos metros de altura que le dice la fecha exacta del fin del mundo. No se sabe si Donnie es esquizofrénico y es por esto que tiene este tipo de visiones. El caso es que mientras va avanzando la película nos damos cuenta de que Donnie está bastante desconectado de la realidad.

En medio de todo esto Donnie descubre que viajando el tiempo mediante agujeros de gusano podrá impedir que se dé el fin del mundo. Al tiempo que sus seres queridos y más cercanos van muriendo uno tras otro. Al final Donnie logra viajar en el tiempo al momento en que le había ocurrido el accidente de principio de la película. En ese momento Donnie se había salvado, pero ahora se da cuenta de que tiene que morir allí para salvar a todos los demás.

Donnie Darko se ha convertido con el pasar de los años en una película de culto. En su momento tuvo una fría recepción porque  los viajes en el tiempo no tenían buena recepción por parte de las audiencias, algo que al día de hoy ha cambiado bastante.

Esperemos que el cine y la televisión sigan explorando este tema del todo interesante y no sigan deleitando con estas intrincadas pero llamativas peripecias que traen consigo los viajes en el tiempo.

Para más novedades, no te olvides de seguirnos en  Twitter y en el canal de Youtube.

¡Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción!

¡Déjanos tu opinión aquí!