Tu web con noticias de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Thor de Walter Simonson: la épica hecha cómic

thor simonson

Con la etapa de Thor de Walter Simonson, llegamos a la cuarta entrega del Clásico del Mes, tras Batman Año Uno, Guantelete del Infinito, y Veneno Protector Letal. Hay etapas concretas que muchos aceptan como las mejores de sus personajes. Por ejemplo, La Cosa del Pantano de Alan Moore, Daredevil de Frank Miller, la Patrulla X de Chris Claremont… o el Thor de Simonson. Huelga decir que esto siempre dependerá de los gustos de cada uno. Sin ir más lejos, hoy en día muchos defienden la etapa de Jason Aaron como la mejor del personaje. Lo que está claro es que la etapa de Simonson es clave, una referencia para todos los autores posteriores y una etapa definitoria del personaje. Veamos por qué.

“DOOM”: un inicio que no da tregua

Nuestra historia empieza en el núcleo de una estrella de una galaxia lejana. Una figura en las sombras, de aspecto terrible y gigantesco, está forjando un arma. Al golpear con su martillo en el yunque, se escucha “DOOM”. Una onomatopeya, que también significa condenación, perdición o muerte. Toda una declaración de intenciones, que además se convierte en un recurso narrativo constante. Veremos a esta figura de vez en cuando, hasta que esto se resuelva en el segundo arco argumental. Todo esto logra crear una tensión y una sensación de que este enemigo no es como los demás.

No hay nada mejor que un inicio potente para captar la atención del lector. Una vez tienen nuestra atención, entra la maestría de los autores para lograr mantenerlo, que es lo más difícil. En esta reseña nos vamos a centrar en los principales elementos que hacen que esta etapa destaque, sin entrar en spoilers de los distintos arcos. Además, estamos hablando de una etapa muy larga (en total, unos 50 números), así que creo que la mejor forma de abordarla es hablar de sus características.

surtur walter simonson

Los arcos argumentales entrelazados

La etapa, como es habitual, se puede dividir en varios arcos argumentales. Podríamos dividirlos en los que señalaba la antigua edición de Panini, la Best of Marvel Essential:

  1. La Balada de Bill Rayos Beta
  2. La Saga de Surtur
  3. La Lucha por Asgard
  4. Balder el Bravo
  5. La Maldición de Hela

En realidad, esta división no es del todo cierta, pues no podemos hablar de cinco argos argumentales claramente definidos. Por ejemplo, el primer arco tiene ese nombre porque en él Bill Rayos Beta tiene una especial importancia, pero no existe una clara separación entre este arco y el segundo. En realidad, la etapa de Simonson es una gran historia río, donde en todo momento se van sembrando semillas de todo lo que vendrá, y se va decidiendo a qué cosecha ir atendiendo según todo se desarrolla. Esto tiene consecuencias directas. Por un lado, dota a la etapa de una estructura que recuerda a las grandes sagas vikingas. Por otro lado, hace que convenga leerla entera, y no solo números o arcos sueltos.

Thor de Simonson: una saga épica donde caben historias mundanas

En el Thor de Simonson podemos ver a un grupo de héroes en una misión suicida en el infierno, podemos ver una guerra desesperada contra Surtur. Hacia el final podemos ver un número absolutamente épico, en el que mediante splash pages, Thor tiene un combate.

Pero dentro de toda esta saga épica, también entran historias mucho más terrenales. Ese puede ser el caso de la historia de la TVA. Aparentemente, la famosa historia del Thor convertido en rana podría parecer una historia pequeña y divertida, pero os sorprenderá ver el nivel de heroicidad que alcanza.

throg

Thor y nada más que Thor: adiós a Donald Blake

Otro elemento importante que sucede casi al principio de la etapa, es el descarte de Donald Blake. Como sabréis, Donald Blake es el alter ego de Thor, un médico cojo que puede transformar su bastón en el martillo Mjolnir y transformarse en Thor. En mi opinión, Donald Blake nunca ha funcionado demasiado bien, y es demasiado deudor de la época primigenia de Marvel, donde todos los héroes tenían que tener una debilidad. Creo que en el caso de Thor es innecesario, no le hace falta una cojera para ser débil, precisamente su debilidad consiste en estar a la altura de su nombre; en definitiva, en conseguir ser digno.

Walter Simonson debe opinar como yo, porque nada más empezar descarta a Donald Blake para centrarse solo en Thor. Como también ha ocurrido, por cierto, en las películas del Universo Cinematográfico de Marvel.

viñeta del thor de walter simonson

Los secundarios y los villanos brillan con luz propia

Si hay algo que hace que la etapa de Simonson sea magnífica es que los personajes secundarios tienen mucho peso, y están perfectamente definidos. Algunos de ellos como Bill Rayos Beta (sobre todo al principio) y Balder el Bravo tienen un rol casi tan protagonista como el de Thor. Balder incluso tiene una miniserie propia de cuatro números, que está dentro de la etapa y que está dibujada por Sal Buscema. Conviene señalar esto, pues, aunque en casi toda la etapa Simonson es autor completo, Sal Buscema dibuja algunos de los números. Con un estilo distinto, encaja a la perfección dentro de la etapa. Es un dibujante a reivindicar en la historia de Marvel.

Hay otros personajes más secundarios que tienen momentos increíbles. Ese es el caso de los Tres Guerreros, Lady Sif o Skurge, que tiene la escena más épica que el que os escribe ha leído jamás en un cómic.

Los villanos también son geniales. Loki está fantástico, Surtur es terrorífico, Malekith (creación de Simonson) es magnético, Hela también es una villana fantástica, y todavía quedan más.

Una obra maestra

Todos estos ingredientes hacen de la etapa de Simonson una verdadera obra de arte, donde el guión y el dibujo se dan la mano para regalarnos una auténtica saga vikinga, completamente épica. Si puedo explicar en una frase por qué esta etapa es una de las mejores de la historia del cómic, diría que pocas consiguen alcanzar tal nivel de aventura.

Si quieres divertirte leyendo una etapa, si quieres aventuras épicas, y además eres fan del Universo Marvel y de la mitología nórdica, no puedes perderte la etapa de Walter Simonson. Uno de esos cómics que le dieron la vuelta al medio en la década de los 80.

Loki Odin Thor

Una edición fantástica, con la pega del color

Si os queréis hacer con esta etapa, la tenéis completa en dos Marvel Héroes en tapa dura de Panini Comics. El primero tiene 616 páginas, y el segundo 584. Ambos tienen un precio de 39,95 euros. La calidad de la edición es magnífica, pero si hay que ponerle una pega ese es el recoloreado.

Y es que estos tomos no tienen el color original de los 80, ni siquiera uno similar. Steve Oliff y su empresa Olyoptics 2.0 se encargan de hacer un recoloreado moderno. Y ojo, hace un buen trabajo. De hecho, es un color que encaja bastante bien con el dibujo de Walter Simonson y de Sal Buscema. Pero no es un color que respete la intención original de la obra, y ni mucho menos su contexto, lo cual es una pena. Aún así, insisto, el color funciona bien y la edición es sensacional.

Bienvenidos a Superficcion, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.