Siete años después de que el mundo se convirtiera en un lugar gélido, un grupo de personas sobrevivientes deben habitar en un tren gigantesco que se mueve perpetuamente alrededor del mundo. Bajo esta premisa se inicia la serie que sirve precuela de la aclamada película Snowpiercer.

Protagonizada por Jennifer Connelly y Daveed Diggs, nos muestra uno de los primeros intentos de la cola del tren de intentar hacerse con el poder del mismo. Hoy analizamos los dos primeros capítulos de la serie estrenada en Netflix. A PARTIR DE AQUÍ SPOILERS.

Asesinato en el Orient Express

Tras ver el primer capítulo, no he podido evitar pensar que se trata de una adaptación del clásico Asesinato en el Orient Express. Y es que, el primer capítulo sirve para introducirnos a los personajes y presentarnos la trama. El comienzo es muy bueno, mostrándonos de forma rápida pero concisa que sucedió en La Tierra y como llegaron los pasajeros de cola al tren.

Entonces, comienza el episodio de verdad, con el inicio de una revolución (al igual que la película) pero algo cambia. Los jefes del tren quieren al protagonista, que fue policía, para investigar un asesinato que ha habido en los vagones delanteros. Bajo esta premisa, se nos presenta una historia bien distinta a la de la película y es de agradecer ya que podrían haber caído en el error de intentar repetir la historia. A pesar de ello, la trama se estanca con escenas sin sentido y diálogos dignos de una telenovela.

Snowpiercer: Rompenieves

La lucha entre clases

En la serie se nos cuenta que hay 3 clases sociales y los parásitos de cola, todos conviviendo en 1001 vagones. Aunque el show sigue teniendo esa crítica social de la lucha entre clases, se difumina para dar lugar a una trama a ratos espesa y a ratos reveladora.

Una de las pocas cosas que me ha gustado de estos dos primeros episodios es que al tratarse de una serie se toma  mas tiempo en mostrarnos la rutina del tren y su funcionamiento, algo que eché en falta en la película.

En general, un inicio poco alentador que parece que no lleva a ningún lado. A pesar de ello, TNT ya ha renovado la serie para una segunda temporada, hecho que demuestra la confianza que han depositado en ella.

Snowpiercer: Rompenieves

Lo mejor: El diseño de producción que nos muestra el tren en su esplendor máximo y el papel de Jennifer Connelly.

Lo peor: Tras un buen primer capítulo, en el segundo la trama se atasca. Además, la mayoría de personajes no tienen carisma alguno y sirven de relleno.

Bienvenidos a SuperFicción, tu web de fantasía, ciencia-ficción y superhéroes.

¡Déjanos tu opinión aquí!

A %d blogueros les gusta esto: