¿Por qué Frodo y Bilbo viajaron a Valinor?

Tiempo ha del desenlace de la historia de Frodo, su viaje con la Compañía y el porvenir del Anillo Único en el Monte del Destino. No obstante, los fans son una fuente incombustible de curiosidad. Ello ha llevado a que se pregunten el por qué de ciertas cuestiones que, si bien Tolkien respondió de alguna forma, y Peter Jackson de otra, aún siembran dudas sobre el futuro hoy día.

Frodo y Bilbo

Avisamos de spoilers del final de El Retorno del Rey. Los hobbits, finalmente, embarcaron hacia el Oeste de la Tierra Media, junto a Gandalf y los elfos. Pero, ¿qué connotaciones tiene esto para el futuro de los personajes? ¿Por qué se les permite partir hacia las Tierras Imperecederas?

Valinor

Y, con ello, llegamos al por qué de la tan emotiva despedida entre Frodo y Sam, siendo estos conocedores del hecho de que el adiós es definitivo. Hoy te explicaremos el trasfondo del final del viaje, en la saga El Señor de los Anillos. ¿Estás preparado?

Frodo y Sam

Las Tierras Imperecederas

Antes de la caída de Númenor, en las costas occidentales de Arda existía un paraíso élfico, situado en la isla de Eressëa, y Valinor era la tierra de los Valar, los dioses. Ambos lugares tenían un acceso relativamente alcanzable, navegando. Tras rebelarse los númenoreanos, tanto Valinor como Eressëa dejaron de existir en un plano terrenal y físico, transformándose en un territorio perteneciente a otro plano, y completamente redondo.

Valinor

A consecuencia del nuevo prisma de las islas, si un mortal viajaba hacia el Oeste, lo único que lograría al final sería volver a su punto de partida, habiendo dado la vuelta completa al mundo. Esta suerte de viaje en círculo no se aplicaba a los elfos, ya que, debido al gran sufrimiento acarreado contra Morgoth, podrían abandonar la Tierra Media siempre que lo desearan. La única condición era que, si partían por el camino recto hacia Eressëa, habían de permanecer allí por el resto de la eternidad.

Elfos

El destino de Frodo

En los días de celebración, Frodo se veía todavía a sí mismo como un fracaso. Aún sentía la tentación y el deseo descontrolado hacia el Anillo, y ahora que este había desaparecido para siempre, lo veía todo oscuro, desesperanzado y vacío. La desazón se entremezclaba con un millar de sensaciones que impedían su sanación. Así, Arwen fue la primera en darse cuenta del malestar de Frodo, comentándolo con Gandalf. Ambos acordaron que el hobbit debía emprender su viaje y cruzar los mares.

Arwen

Como Arwen había escogido ser mortal y perecer en la Tierra Media, ofreció a Frodo su lugar predestinado en uno de los barcos de los elfos que partirían pronto. Así, Frodo recorrería los caminos al unísono de purgatorio y premio. Su corazón podría latir en plenitud en un periodo de reflexión, en una tierra inmaculada y en la que el mal no acecharía su bienestar.

Si bien sólo los elfos podían alcanzar Eressëa, el sufrimiento y la experiencia del viaje de Frodo hizo que fuera necesario partir hacia Valinor. A Frodo se le permitió viajar allí como justa recompensa por su sacrificio, no sólo portando el Anillo, sino habiendo sucumbido ante todo por lo que este le hizo pasar. El daño espiritual, además de que le estaba transformando en un ser distante, no podía ser sanado gracias a los medios convencionales.

La Tierra Media carecía de estos bienes místicos, y tampoco curaría plenamente la herida que le infligió el Rey Brujo en Amon Sûl. Así, Frodo viajó por el camino recto hasta allí, habiéndose despedido de Sam y de sus amigos de la Comarca. A pesar de la tristeza de este hecho, Sam comprendió y aceptó el destino de su amigo, sabiendo que quizá era la última vez que le tendría delante.

Frodo

Sam se quedó el relato de Frodo, La Guerra del Anillo y la Búsqueda del Monte del Destino, escrito en el Libro Rojo de la Frontera del Oeste. Se dice que Frodo vivió en Eressëa el resto de sus días, y no en Valinor. Esto, según las creencias, es debido a que la experiencia de Valinor es demasiado intensa para los mortales, en calidad de Paraíso, y Tol Eressëa ya era suficiente. Sea como fuere, Frodo partió hacia las tierras sagradas en un viaje de ida.

El destino de Bilbo

Aunque debilitado gracias al paso del tiempo, Bilbo decidió emprender el viaje. Quería acompañar a Frodo, para que este no se sintiera solo a pesar de yacer en el Paraíso, y alguien de su misma raza compartiera sus experiencias allí. Además, Frodo sería mucho más feliz, y la sanación requeriría de menor esfuerzo, dado que Bilbo era la persona a la que más quería.

Bilbo

Además, Bilbo también debía sanar sus daños causados por el Anillo, que se prolongaron durante muchísimo más tiempo que en Frodo, y todavía sentía su deseo y anhelo, profundamente. También, Bilbo merecía un digno desenlace y recompensa. Al fin podía permanecer en territorio enteramente élfico, y escucharía de primera mano las leyendas, anécdotas e historias ancestrales que tanto le entusiasmaban.

Así, sintió que su viaje, y su vida, quedarían como un organismo completo y satisfactorio. Aparte de conocer el contexto del por qué del viaje, no se sabe con exactitud qué deparó a nuestros personajes más allá, y hemos de dar por hecho que tuvieron un feliz desenlace en las islas sagradas de Valinor.

Y hasta aquí el por qué del viaje a Valinor por parte de Bilbo y Frodo, ¿qué opinas? ¿Te parece un final tan emotivo como a nosotros? No dudes en hacérnoslo saber, ¡contamos con tu espada!

Bienvenido a Súper Ficción, tu web de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Fuentes: Tolkienpedia, Kai, Quora, Hipertextual

¡Déjanos tu opinión aquí!