CÓMICSCÓMICS DEL UNIVERSO DCDC

Superman y Batman: el primer “infectado”, uno de seis.

Batman y Superman, en su afán por atrapar al “Batman que ríe” y frustrar sus planes, encuentran al muchacho secuestrado, convertido en un “Robin Jokerizado”.

Pero el muchacho no es quien resulta ser. Pronuncia una palabra, origen de todo su poder, y su cuerpo aumenta de tamaño, revelando de este modo quién es en realidad.

Shazam (personaje que cuenta con serie propia en la actualidad) tiene entre las cuerdas a los Mejores del Mundo.

Superman y Batman

El primer número de la nueva serie protagonizada por el Hombre de Acero y el Caballero Oscuro finaliza de esta manera.

Ha llegado la hora de retomar la historia reseñando el segundo número de la nueva y emocionante colección. Joshua Williamson y David Márquez vuelven a estar a los mandos del guión y del dibujo.

¿Quo Vadis, Jim Gordon?

La trama de la nueva entrega nos presenta a James Gordon dentro de la armería propiedad del cuerpo de policía de Gotham. Un edificio situado a las afueras de la ciudad donde se guardan, bajo llave y candado, las armas de algunos villanos comunes del “bat-verso“, la mayoría encerrados en el Asilo Arkham.

Batman y Superman

Confiesa no tener acceso a ninguna de ellas ya que su custodia ha quedado en manos de componentes tecnológicos propiedad de Bruce Wayne. Alguien le acompaña y parece tratarse de la persona idónea en poder ayudarle.

El “Shazam que ríe”versus Superman y Batman:

Billy Batson/ Shazam, cuyo comportamiento y aspecto recuerdan al del “Batman que Ríe”, se lanza contra Bruce y Clark. ¿Cómo lo hace? Empleando su poder mágico, letal para el primero y un auténtico “Talón de Aquiles” para el segundo.

Dos colosos están a punto de batirse:

Pero el choque no dura demasiado. Sale a la superficie para provocar el caos y el pánico entre los habitantes de Gotham. Ante semejante situación, Superman no se queda atrás y vuela para socorrer a los civiles inocentes y ajenos a la pelea.

En una viñeta puede contemplarse como Zatanna y el Fantasma Errante, miembros de la Liga de la Justicia Oscura, sangran por la nariz y, por ende, pasan serias dificultades como consecuencia del poder mágico desatado por Billy Batson.

Shazam

Con Batman tratando de encontrar algo que le sea de utilidad para echar una mano, el Hombre de Acero se enfrenta contra Shazam. Pero este último, con la visión calorífica del kriptoniano apuntándole a la cara, se transforma de nuevo en el joven Batson, quien le ruega no recibir daño alguno. Confiesa no ser consciente ni de sus actos ni de sus palabras. Todo cuanto ha hecho tiene un origen: está siendo controlado por el “Batman que Ríe”.

Superman fracasa pero Batman interviene.

Pero la bondad le pasa factura a Clark. Baja la guardia y el niño se convierte de nuevo en Shazam, el cual trata por todos los medios de clavarle un batarang infectado.

De repente, como si de un homenaje a la valentía y al coraje demostrados contra Doomsday (en la película BatmanvSuperman: el Amanecer de la Justicia), Batman interviene en el mejor momento.

Pilotando su peculiar aeronave (el batplane) la estrella contra su rival para después penetrar la piel de su enemigo con un batarang infectado.

Los Mejores del Mundo vuelven a tener delante a Billy Batson. Superman es retado a elegir entre dos opciones: o continua la pelea hasta que uno de los dos gane o bien renuncia a combatir para alcanzar un propósito mayor: salvar a su fiel compañero de una muerte segura. Encontrándose entre la espada y la pared, no le queda más remedio que optar por aplazar el enfrentamiento e impedir que el “Shazam que Ríe” huya.

Superman y Batman. Los problemas crecen.

La escena sitúa al lector en un escenario completamente diferente: la Fortaleza de la Soledad. Bruce se recupera dentro de una cámara de curación kriptoniana. Sale antes de tiempo y paga su frustración con el metálico mayordomo al servicio del Hombre de Acero: Kelex.

Superman y Batman no tardan mucho en demostrar abiertamente que los dos son como el día y la noche. Tienen maneras opuestas de hacer las cosas y, por si fuera poco, puntos de vista contrarios de todo aquello que tendría que haber ocurrido en lugar de lo sucedido. Y no es la primera vez que una escena como esta tiene lugar.

Este Superman, de la continuidad Post-Crisis y con excelentes y actuales historias escritas por Bendis, tiene mucha experiencia en estos casos.

Un huésped inesperado en el Salón de la Justicia:

En páginas posteriores puede verse como Jim Gordon se reúne con alguien distinto a su primer encuentro. El lugar: la entrada del Asilo Arkham. El motivo: informarle de que ha estado a punto de conseguir prácticamente todo aquello que necesitaba. No obstante, no está muy preocupado: los buques insignia de DC se encargarán de hacer que su misión se torne en triunfo absoluto.

Jim Gordon

En una conversación a distancia, Superman le hace saber a Batman que ha descubierto el secreto de este último: el enemigo al que pretenden detener se encuentra prisionero bajo el Salón de la Justicia.

No hay tiempo para los reproches. Los planes del “Batman que Ríe” pueden ser boicoteados. O quizá no…

Batman

¿Cuál es mi veredicto?

Ausentes en el cine, disponibles en los cómics:

A modo de reflexión final, lo primero a tener presente es lo siguiente: este número nada tiene que envidiar al primero. Todo lector que se precie tiene ante sí una aventura emocionante.

El hallazgo de los seis batarangs, encontrados en la guarida del “Batman que Ríe”, revela que serán seis los elegidos por el Bruce Wayne del Multiverso Oscuro. ¿Con qué propósito? “Un misterio por resolver”.

Gordon no parece estar del lado de los buenos:

Llama poderosamente la atención la intriga que deja tras de sí los tejemanejes que se trae Jim Gordon con alguien que cualquiera podría creer, tras leer las páginas del cómic y observar sus manos, que podría tratarse del “Batman que Ríe”. Pero lo cierto es que la identidad del misterioso personaje es desconocida.

Dibujo y guión sobresalientes. Un trama que promete.

El dibujo y el guión cumplen con éxito, superando las expectativas de la anterior entrega.

El ritmo de la historia no se hace pesado. Todo lo contrario: engancha y no deja (o no debería dejar) indiferente a ningún lector de cómics o amante de DC.

Leerlo y darle una segunda, tercera o cuarta lectura no supone una pérdida de tiempo.

¿Te gustaría saber más de esta historia? ¿Sabías que no es la primera vez que Batman y Superman se enfrentan a Shazam? Obtener las respuestas a vuestras preguntas no será tarea imposible.

Si quieres saber más información no te olvides de seguirnos en  Twitter y en el canal de Youtube.

Bienvenido a Super Ficción, tu web de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Adonis

¡Buenas! Soy Adonis Martínez, creador de Súper Ficción y experto en redacción SEO. Soy un fanático de los superhéroes, la ciencia ficción y la fantasía.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba