Tu web con noticias de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Entrevista a Jorge Fornés

La sección de cómics de Superficción hoy os trae una entrevista a Jorge Fornés. Dibujante de cómics, que ha trabajado en varios personajes y que actualmente, en España, estamos viendo su trabajo en el Batman de Tom King y en el Daredevil de Chip Zdarsky. Hablaremos de sus inicios en el dibujo, sus influencias, su etapa en Batman y Daredevil, cómo ve el mundo del cómic y recomendaciones varias.

Esta entrevista es una charla puramente comiquera en la que se podrá ver un poco quién es Jorge Fornés y cómo es trabajar en Marvel o en DC. Se nos descubrirán entresijos del mundo del cómic que quizá no sepamos. Sin más, esperamos que disfrutéis de la entrevista.

Guía de contenidos

SF: ¿Qué hace Jorge Fornés un lunes?

JF: Ahora mismo, dibujar, como un martes, miércoles o un domingo. Estoy trabajando en una cosa nueva, de hecho, tengo trabajo prácticamente para un año.

SF: ¿Cómo empiezas a dibujar?

JF: Desde que tengo uso de razón me ha gustado dibujar, tengo recuerdos de cuando tenía 5 o 6 años en los que lo que estaba haciendo todo el día era dibujar. Lo de los cómics vino después, supongo que era algo consecuente a lo que me gustaba (dibujar) y ello me llevó a lectura y a introducirme en el mundo de los cómics.

Jorge Fornés

SF: Tu estilo es muy reconocible. Es muy fácil coger un cómic tuyo y saber que está dibujado por ti. ¿Un artista tiene que aspirar a la perfección técnica o a desarrollar plenamente su estilo propio?

JF: Soy bastante partidario de que todo el mundo puede dibujar y que es práctica. De pequeños todos dibujamos, unos dejan de hacerlo y otros no. Y hay gente a la que se le da mejor y yo no me cuento en ese grupo de gente, o sea, veo gente que se pone a dibujar y hace auténticas maravillas sin pensarlo y tienen como un talento innato y natural. Yo soy de los que tienen que trabajárselo, yo sufro dibujando, me cuesta dibujar porque no tengo tanto talento o porque no me he dedicado tanto tiempo tantos años al dibujo como me hubiese gustado.

“Recuerdo dibujar desde que tengo 5 o 6 años”

Siempre, siempre, siempre intento mejorar. Intento que cada página sea mejor que la anterior, a veces lo consigo y la mayoría de veces no lo consigo. Pero también es la opción estilística que tu elijas, yo sinceramente intento que las viñetas que estoy creando en la memoria no sean precisamente las más trabajadas. Si no que intento trabajar mucho la composición, intento eliminar detalles superfluos, intento que lo que estés viendo como lector (tenga muchas rayas o menos, tenga más o menos sombras) sea bonito estéticamente, que tenga una buena composición y que se te quede.

Por ejemplo, una de las imágenes más reconocibles de Año 1 es una hecha prácticamente con pincel, es la silueta, en pequeño, de Batman por encima de los edificios. Entonces, ¿cuánto tiempo le llevó a Mazzucchelli hacer esa viñeta? ¿5 minutos? Porque está hecha casi a pincel suelto… pero se te queda. Y yo voy constantemente buscando eso, hay veces que te sale espontáneamente, hay veces que lo tienes que trabajar mucho más, pero sobre todo lo que estás viendo que tenga una parte que se te quede, aunque sea muy sencillo.

“Tengo que trabajar el dibujo porque sufro dibujando”

Al final yo respeto muchísimo a la gente que le gusta otro estilo de dibujo, pero a mí no me va, lo de hacer mil rayas, poner mil detalles, etc. Porque como lector y como autor te acabas perdiendo en un mar de detalles que luego no aportan nada a la historia y, sobre todo, principalmente, a la narración. Hay que tener presente que hagas lo que hagas si creas la más mínima duda en el lector sobre qué está pasando en esa escena, elimínalo.

SF: Entendemos que sufres por querer hacerlo bien ¿no?

JF: Exacto, sufres porque más que por querer hacerlo bien, probablemente el rasero de hacerlo bien o hacerlo mal es muy voluble, o sea, algo que para ti no está bien, para otro autor, incuso para un editor o para los lectores puede estar perfecto. Por ejemplo, hay trabajos míos de cómic en los que no he acabado del todo contento y han sido de los que mejores críticas han tenido.

Pero una parte de ser autor es precisamente eso, no estar contento nunca con tu trabajo, no llegar a la perfección o a lo que tú quieres encontrar en esa viñeta o en esa expresión o en esa cara o en ese enfoque y es como una lucha en la que tú nunca ganas. Pero supongo que si algún día la ganaras o pensaras esto ya está bien o esto es hasta donde yo quería llegar, se perdería la gracia de este negocio. Yo hasta ahora todavía no he encontrado un trabajo, que haya terminado, del que esté totalmente satisfecho o totalmente contento.

Y como a todos los autores que conozco, es algo que es parte del trabajo. A lo mejor acabas una página y al día siguiente ya no te gusta, pero no te puedes permitir el tiempo de ir haciendo páginas (a no ser que sea un proyecto en el que tengas todo el tiempo del mundo o simplemente que vayas a tu bola y esperes que no se publique eso jamás y estés echando horas porque tú quieres. Y aun así sería imposible).

SF: Hablando un poco del dibujo y con lo que comentas que desde pequeño te recuerdas dibujando, lo típico es hablar de las influencias que tienes (que, sobre todo, es evidente, que son clásicas) pero nos interesa saber más el ¿con qué empiezas a leer cómics? ¿Qué dibujos te vienen a la mente al recordarlo?

JF: Empiezo a leer básicamente con todo lo que cae en mis manos, ten en cuenta que eran los 80’, pero los 80’ antes del gran boom de Forum y Zinco. Entonces mis primeros recuerdos, creo que releí mil veces la edición de Bruguera “La muerte de Gwen Stacy”, me gustaban mucho los superhéroes, me gustaba mucho Marvel, me gustaba mucho DC pero también le hincaba el diente a Tintín a Astérix… ¿Sabes? La historia es que uno se queda con lo que le gusta, unas veces por nostalgia otras porque te tira más… Yo dejé prácticamente de comprar comics y de dibujar casi 25 años, claro cuando yo volví a dibujar, a intentar dedicarme a esto de los cómics, las influencias que yo tenía eran las de los 80’.

“Los 80′ son mi referencia artística”

Yo me había perdido todo lo de los 90 porque dejé de leer en esa época, porque no me gustaba ese look y no lo retomé hasta el 2000, 2000 y pico y ¿qué ocurre? Pues que las influencias que yo tenía eran las que conocía, los cómics de los 80’. Y eso es lo que hace que mi trabajo parezca anterior o que tenga una pátina clásica totalmente, muchas veces involuntaria, pero otras veces voluntaria porque realmente son los cómics que me gustan.

Jorge Fornés

SF: Porque se te asemeja y se relaciona tu dibujo con el de Mazzucchelli ¿Cómo llevas ese tipo de etiquetas?

JF: Yo encantado, Mazzucchelli es una de mis principales influencias y uno de mis autores favoritos. Para mí que me digan que me parezco a él, es un halago total. Aunque no lo pienso, creo que todavía me queda un abismo para llegar a su nivel, pero en absoluto me ofende ni nada. Ten en cuenta que vivimos en un mundo en el que es mucho más fácil etiquetar a las personas para poder catalogarlas sobre todo a la hora de darles trabajos, etc. Y si mi etiqueta tiene que ser la semblanza con Mazzucchelli yo encantado.

SF: Lo decimos porque encontrarse con tu dibujo, por ejemplo, en las series de Batman y Daredevil es un contraste fuerte que nos hace volver a los cómics clásicos. 

JF: Hay que tener en cuenta que la época en la que estamos que es totalmente digital, que las compañías, sobre todo las major, se tiran mucho por el tema espectacular y tal. Para mí ya es un regalo que me hayan dejado trabajar con esos personajes con mi estilo clásico, de hecho, ha sido una apuesta arriesgada por parte de los editores y de las editoriales porque mi estilo difiere mucho de lo que se lleva ahora y de lo que se ha llevado durante mucho tiempo. Y creo que ha salido bien porque, principalmente, hay un gran abanico de lectores clásicos, que compran esos cómics mensualmente y que han encontrado, quizá, en mí ese estilo que hacía mucho tiempo que no veían y que les retrotrae un poco a cuando ellos empezaron a leer.

Y esto creo que ha sido parte de la suerte que he tenido, que les ha gustado, que he tenido un poco de éxito y he podido continuar trabajando con esos personajes. Pero podía haber salido perfectamente mal, que la gente hubiera dicho que soy un dinosaurio, que los cómics ya no se hacen así, que parece un cómic antiguo y haber sido un fracaso tanto de crítica como de público. Así que dentro de lo que cabe tengo que dar las gracias.

SF: Obligada de hacer, pero no de responder ¿Superhéroe favorito?

JF: Tengo varios, si me hubieras preguntado hace 25 años te hubiese dicho que Spiderman porque fue el superhéroe favorito de mi niñez y con el que crecí, luego pasé a los X-Men. Siempre me han ido más los héroes urbanos, no soy muy de ciencia ficción y me tendría que quedar con personajes como The Question, Hellblazer, Batman o Doctor Extraño, no te podría decir uno exactamente. Pero te cambia la percepción cuando trabajas con un personaje que te gusta mucho, a mí como lector me encantan muchos personajes, pero a la hora de dibujarlos he dicho hostia… Si tuviera que elegir uno a día de hoy, quizá Batman o Daredevil. Pero aún me quedan muchos por trabajar porque me encantaría hacer algo The Question o con Doctor Extraño o recuperar algún personaje como Cinder y Ashe de Jose Luis García López y cosas así.

SF: ¿Cuál es tu cómic favorito?

JF: Ahora mismo estoy leyendo lo último de Chris Ware (Rusty Brown) que me está gustando muchísimo. Pero de superhéroes siempre he sido muy de Miller, desde el Año 1 hasta el Dark Knight pasando por su Born Again, Sin City, soy súper fan de Frank Miller. Es uno de mis favoritos también Daniel Clowes, Alex Toth como autor me gusta mucho también, no sé voy picando de todo un poco, es muy difícil quedarse solo con una obra. Si me dices qué obras he leído más en mi vida, han sido Dark Knight y Año 1.

SF: Para quienes no dibujan ¿Cuánto se tarda en dibujar una grapa?

JF: Yo he hecho grapas en 17 días y he hecho grapas en dos meses, el tiempo que te dan es el tiempo que empleas. Cuando tú acabas una página y pasas a la siguiente, hay dos razones: una, que no tengas más tiempo que dedicarle a esa página o dos, que te parezca que ya está bien y puedes pasar a la siguiente. La segunda opción no ocurre nunca, tarde o temprano tienes que pasar de esa página a la siguiente. Si tienes más tiempo, invertirás más tiempo, si tienes menos, pues invertirás menos, como nunca estás contento… Hay comics que he hecho en 17 días y cómics que he tardado 2 meses en hacer.

“No puedo decir un solo superhéroe, tengo varios favoritos”

¿Cuánto se tarda? La media y lo normal, lo que te dicen los estándares para trabajar en este negocio, en el mercado USA, es una página al día. Lo que sí que es cierto, es que yo todo el tiempo que tengo, de más, que no sean esos 20 días, lo empleo en los layouts. Yo gasto como una semana, 8 días en hacer los layouts de un número, entonces hay veces que te pilla el toro y tienes que ir un poco más rápido, pero lo que es la base de la historia, lo que tú quieres contar y cómo, ya lo tienes súper pensado.

SF: ¿Cuándo una editorial como Marvel o DC se pone en contacto contigo ya saben más o menos qué quieres dibujar o te dicen, mira, tienes que hacer esto?

JF: Bueno, al principio lo que me daban. Aunque también es cierto que cuando tu promocionas tu trabajo por redes sociales o envías ilustraciones o portafolios para que los editores lo vean, ya enfocas tu trabajo a personajes que a ti te gustan o que tú crees que tu estilo les encajaría. Pero para eso están ellos también, para ver posibilidades donde a lo mejor tú no las ves.

Yo hice un número de Guardianes del Infinito, que es ciencia ficción, con el Mapache Cohete y Kitty Pryde que yo en la vida hubiera dicho que eso lo iba a disfrutar. Y lo hice, me lo pasé muy bien y creo que quedó bastante bien. Es un poco de todo, también he tenido muchísima suerte a la hora de que me ofrecieran proyectos porque he tenido la suerte de trabajar con Doctor Extraño, los X-Men, con Guardianes de la Galaxia, con Batman, con Daredevil… no ha habido ningún trabajo que me hayan ofrecido que haya dicho uy estos personajes no me gustan nada.

SF: Entiendo que cuando disfrutas el trabajo, evidentemente, lo nuevo que te puedan dar o lo desconocido lo cogerás con ganas porque lo estas disfrutando.

JF: Claro. Hay trabajos que te ofrecen, al principio sobre todo, que dices esto no lo acabo de ver, esto no me gusta. Pero siempre intentas encontrarle el qué para intentar hacer un buen trabajo y para que la cosa funcione, porque creo que eso se nota luego en la obra final. Un trabajo hecho a desgana o alimenticio o que no te gusta el personaje o no te gusta el guionista o historias y que se te hace cuesta arriba, se nota muchísimo en el trabajo final. Yo siempre he intentado buscarle el qué para que me provoque la suficiente motivación como para que si tuviera que hacerlo gratis lo hiciera.

SF: ¿Cuál es el qué de Batman y Daredevil?

JF: Hombre ahí no hay que buscar el qué, el qué de Batman y Daredevil viene solo. Cuando Tom (King) me dijo de hacer Batman con él, para mí fue una pasada. Primero me asustó un poco, porque no sabía si iban a dejarme hacer el Batman que a mí me gusta hacer o me iba a tener que adaptar a lo que estaban haciendo en ese momento. Pero una vez que vi que habían vuelto al traje original, que me daban libertad para poder hacer un Batman como el que a mí me gusta, vamos aquello fue magnífico porque parecía que estaba todo estudiado para que yo pudiera disfrutar ese trabajo.

“En Daredevil queríamos hacer cosas de los 80”

En Daredevil igual, porque Chip (Zdarsky) es súper fan del Miller de los 80’ y del Born Again y por eso precisamente quería que trabajara con él. Porque vio que yo llevaba el mismo rollo ochentero que él con el guion. Y metimos tramas y más cosas que no nos dejaron hacer, como meter los títulos y la rotulación dentro de las páginas, que ahora ya no se hace porque luego tienen vistas a publicar en el trade paperback. Pero yo quería hacer las páginas de entradilla de cada número con la rotulación a mano, con unas splash pages como se hacía en los 80, lo que pasa es que no nos dejaron. Si hubiésemos seguido más tiempo, seguramente lo hubiéramos acabado pudiendo hacer.

SF: ¿Qué es lo que más te gusta a la hora de dibujar cada uno de los personajes (Batman y Daredevil)?

JF: A mí lo que me gusta es que estás siendo parte de la historia de esos personajes para siempre. Esos personajes tendrán etapas buenas, tendrán etapas malas, pero tú has puesto tu granito de arena. Yo he tenido la suficiente suerte como para que me den libertad para mostrarlos como a mí me gustaría. Mira, tú inconscientemente, en la mente, recreas momentos que te han marcado o que te han gustado en el momento en el que leíste las obras de ese personaje. Y lo haces totalmente inconsciente, porque no es lo mismo lo que tú recuerdas de esa historia que leíste, de cómo era la historia en realidad. Seguro que te ha pasado, que has cogido cómics que recordabas la viñeta de una manera y luego resulta que era totalmente diferente, pues cuando dibujas es un poco eso.

SF: Acercándonos al proceso creativo, ¿Cómo es la comunicación con los guionistas?

JF: Bueno, tenemos nuestros teléfonos móviles, el mail y los mensajes privados por plataformas. Con Tom o nos escribimos mensajes o nos mandamos algún privado por Twitter cuando es una cosa más urgente o a veces por mail si le mando páginas o lo que sea. Con Chip es más por mail, tengo su móvil por si quiero hablar con él, pero me ha resultado más fácil hacerlo por mail porque como ha estado de viaje por Australia, por las diferencias horarias nunca sabes si les vas a pillar en buen momento.

SF: Entonces no son reuniones importantes por videoconferencia o algo así para decir, el personaje está enfocado hacia aquí o hacia allí.

JF: Entiendo que se puede, pero es mucho más sencillo que eso. Porque una vez que tú aceptas el trabajo y te pones a trabajar, en los primeros mails ellos ya dejan claro qué es lo que están buscando. Porque ya te llaman porque están buscando lo que tú haces y ya pillas la onda. Es diferente cuando empiezas una serie nueva, que tienes muchas conversaciones al principio, envías un montón de bocetos y vas mirando por qué lado quieres enfocar la serie “esto lo podemos poner, esto no”.

Cuando es una colección que ya está en marcha, que lleva muchos números, es mucho más fácil porque tú ya has leído los números anteriores, ya sabes el tono que lleva o el rollo que le quiere buscar y ya te han buscado a ti precisamente porque es lo que tú haces. Entonces tampoco hace falta un exceso de diálogo a no ser que tengas alguna duda. También cuenta que el trabajar con una major no te permite todo el tiempo del mundo para estar discutiendo las motivaciones del personaje en tal o cual momento.

Tú haces la interpretación del guion, tal y como la entiendes, si tienes alguna duda la preguntas o se la preguntas al guionista directamente y una vez que haces los layouts, que eso sí que ya es una base sobre la que trabajar, que es tu interpretación de la historia, ya nos ponemos muy tiquismiquis (yo es que trabajo mucho los layouts). Tú como artista, como dibujante, el cómic ya está acabado, una vez que entregas los layouts. Lo siguiente es: “vale ahora vamos a hacer bien lo que hemos hecho esquematizado”. Entonces ya está todo marcado y preparado, las expresiones, el ritmo, etc.

SF: ¿Cómo es trabajar con Tom King y Chip Zdarsky?

JF: Tom se adapta a lo que tu hagas más que otra cosa, él te pasa el guion básico, luego tú haces tu trabajo y luego él sobre lo que tú has dibujado, va modificando lo que cree conveniente. Chip no, Chip cuando le envías los layouts los mira uno a uno, él tiene una idea mucho más preconcebida del cómic que tiene en la cabeza porque él es dibujante también. Por lo que es mucho más difícil sorprenderle como artista, porque al ser dibujante también, él ya ha hecho el cómic en su cabeza.

“Trabajar con Chip (Zdarsky) es más incómodo”

Precisamente es más incómodo trabajar con Chip, porque él, al ser dibujante, tiene una visión muy clara de cómo enfocaría él las viñetas o qué haría en las escenas o como enfocaría las expresiones, etc. Entonces cuando tú le mandas los layouts, en el caso de Daredevil por ejemplo, ya te dice directamente “mira aquí en esta expresión no es exactamente lo que yo quería decir o mejor que en esta toma hagamos un primer plano de esto para darle más hincapié”, es decir, se mete mucho más en el story telling precisamente por eso, porque él sabe perfectamente lo que quiere. Lo que pasa es que no puede dibujar o porque no es su estilo o porque no dispone de tiempo, pero él la historia la tiene visualizada gráficamente.

SF: ¿Qué te gustaría dibujar en algún momento, tanto de Marvel como de DC?

JF: Si pudiera elegir lo que quisiera de Marvel, me gustaría hacer algo, no muy largo, con Spiderman y algo más largo con Doctor Extraño. Y en DC me aún me falta sobre todo Hellblazer y The Question, este último ya lo pude tocar un poquito en Batman y aparte me falta trabajar también con uno de mis iconos que es John Constantine. Aunque quiero hacer algo más con Batman, no siento que haya acabado con Batman. Me gustaría hacer algo más auto conclusivo, algo en lo que pudiera llevar las riendas de principio a fin, una miniserie de 4 números, una novela gráfica o algo así.

SF: ¿Sólo quieres dibujar superhéroes o te gustaría entrar en otras facetas del cómic?

JF: Sí claro, de hecho, ya he hecho mis pinitos con Hot Lunch Special para AfteShock o con Magnus para Dynamite ya toqué la ciencia ficción y ya toqué el género negro/costumbrista y encantado porque no me cierro a ningún género. De hecho, pocos cómics de superhéroes leo ahora mismo.

SF: ¿Qué estás leyendo ahora mismo?

JF: Pues eso, lo último de Chris Ware, también voy tocando mucho lo que va sacando Astiberri, o tengo aquí Barrera de Marcos Martín, La Esperanza Pese a Todo de Émile Bravo, Mis Héroes siempre han sido Yonkis, como digo pico un poco de todo.

SF: ¿Entonces dentro de lo que son los comics DC y Marvel lo tienes un poco más apartado?

JF: Tengo problemas de tiempo para leer, entonces colecciones abiertas que lleven muchos números o que tenga que seguir mucha continuidad me es difícil llevarlos. Sí que voy comprando cosas por amiguetes, como lo último de Pepe (Larraz) o cosas así. Pero tardo mucho tiempo entre que los compro y poder hincarles el diente. De todo esto que te he dicho apenas he leído nada, porque estoy siempre trabajando. Entonces sí que voy comprando cosas, voy picando cosas aquí y allá, porque me gustan los autores o el dibujante, pero en la misma medida que puedo estar picando otras cosas.

SF: ¿Cómo ves el mundo del cómic actualmente?

JF: Bien, saludable y en buen momento está, ya lleva así muchísimos años. Sí que es cierto que el rollo este fatalista de “la industria se está acabando” llevamos escuchándolo desde que tenemos uso de razón. Pero luego, en realidad, ves los números y lo que está facturando la industria cada año y si no va a más, se mantiene. Otra cosa es, que la media del público esté avanzando, que seamos los mismos y que no haya suficientes lectores nuevos. Yo no creo, que por lo menos el género que trabajamos nosotros de superhéroes y tal que tenga demasiados lectores nuevos que no sean ocasionales.

“El mundo del cómic está bien, saludable y en buen momento”

Creo sí, que hemos conseguido que el cómic, gracias al cine a la televisión o a lo que sea, pase a las librerías, pase a ser una cosa que no es solo para niños y que mucha gente que antes solamente leía libros, ahora compre cómics para regalar y los lea. Creo que hemos ampliado el público, pero no creo que hayamos crecido mucho en público joven porque creo que el público joven está en otras movidas. Pero para el resto, ya no da vergüenza comprar una novela gráfica de Paco Roca a tu padre por su cumpleaños, a la gente ya no le da vergüenza pasarse horas en la sección de cómics de una librería, hemos pasado a ser algo popular y común.

SF: Como dibujante autodidacta, ¿qué consejo darías a alguien que quisiera entrar en el mercado?

JF: Daría dos. Que no se desmoralice y que nunca es tarde. Que practique mucho, si realmente quiere, se puede. Ahora, tienes que estar dispuesto a invertir mucho tiempo. Quizá no hace falta que seas tan radical como fui yo de no dedicar tiempo a otra cosa que no fuera esto, yo durante años lo único que hacía en mi tiempo libre era dibujar (aparte obviamente de si tienes familia dedicarle el tiempo que les corresponda). Si quieres entrar realmente en el negocio o ponerte a dibujar o lo que sea, requiere, desgraciadamente, de tiempo y de ganas. Y requiere también de saber que te van a decir que no muchísimas veces y tiene que ser una razón más para seguir, no una razón para dejarlo.

Yo entré en este negocio con 38 tacos y tenía una hipoteca, una familia, un trabajo estable y lo dejé todo. 3 años dibujando y hacía que no cogía un lápiz… Y lo que he conseguido es no tener 80 años y preguntarme “¿qué hubiese pasado sí? Si era que no, que yo no me arrepintiera de haber dicho no lo he intentado. Lo peor que hay es preguntarse “¿qué hubiese pasado si lo hubiera hecho?” Si de verdad lo quieres inténtalo por todos los medios, si es que no será que no, pero tú no te arrepentirás de haberlo intentado.

SF: En Superficción intentamos recomendar buenos cómics para empezar a leer. A ese público joven del que hemos hablado, ¿Qué le recomendarías a para empezar a leer cómics?

JF: El público joven que hay ahora no es el mismo que había hace 10/15 años, ahora tienen la opción de ver la serie de televisión o la película y si les mola ir a buscar el cómic, que creo que es una buna puerta de entrada. Hay mucha gente que ha empezado a leer The Walking Dead a raíz de la serie y que de otra forma no lo hubiera conocido. Hace poco me preguntaron: “¿si tuviera que leer Batman que debería leer?” pues el Año 1 y el Dark Knight, la primera historia y la última.

“Las historias auto conclusivas son una buena manera de empezar”

Pero para lectores que están empezando ahora, sobre todo obras auto conclusivas, que no les lleve demasiado tiempo, ni necesiten de una continuidad de 20 años para poder entenderlo. No les diría que se metieran con Watchmen porque no es una cosa para noveles, pero hay obras en las que puedes entrar perfectamente con una franja de edad amplía como por ejemplo el Ojo de Halcón de David Aja. Aunque tienes que tener cuidado porque según lo que les pases lo ven muy viejuno, les tiene que llamar gráficamente.

Yo lo veo con mi hijo, le intento pasar historias de Batman más antiguas y él se queda con Snyder, Capullo y Sean Murphy. Otro ejemplo, cuando salió la peli de Doctor Extraño me harté a recomendar la novela gráfica de Marcos Martín y a mucha gente le entró fantásticamente bien, una historia auto conclusiva, que da una imagen de qué y cómo es el personaje y que sales satisfecho. Por eso yo creo que las historias auto conclusivas no se han dejado de hacer y se siguen haciendo precisamente por eso, para el lector ocasional, para regalo o lo que sea porque funcionan muy bien. Porque una historia bien pensada, que lleva haciéndose 3/4/5 o 6 meses con todo el cariño del mundo, es más fácil que la disfrutes.

SF: Para terminar ¿Tienes algún proyecto entre manos del que nos puedas contar algo?

JF: Tengo un único proyecto entre manos ahora mismo, que es en lo que estoy trabajando, pero aún no os puedo contar nada. Puedo decir que será guay, que va a ser un poco bomba, que estoy disfrutándolo mucho y que es algo que poca gente se espera, tanto cuando se anuncie como luego cuando se publique. Debido a la situación actual, probablemente se retrase un poco ya que el futuro es un poco incierto porque sobre todo en Estados Unidos no se sabe cuándo volverán a abrir las librerías, no se sabe cuándo se podrá hacer una Comic Con, etc. Nosotros ya teníamos una fecha de lanzamiento pensada, que era sobre el verano, pero puede ser que se retrase en función de cómo vaya la evolución del COVID19.

BONUS TRACK
Saliéndonos de los cómics, ¿Te basas en Adam West en tu Batman? Pusiste un tweet que nos lo ha hecho pensar. A parte de esto,
¿te gusta la serie de Batman de los 60? ¿Cuál dirías que es la mejor adaptación de Batman que se ha hecho?

Lo de Adam West es involuntario, no me fijo demasiado en él para basar al personaje. Básicamente lo que intento es hacer es un Batman que sea medianamente real, sin tener demasiados mecanismos ni armaduras. En cuanto a la serie de los 60’ no soy excesivamente fan, de hecho, de pequeño la odiaba, pero con el tiempo he aprendido apreciarla.

Yo era muy fan del Batman de Burton, pero es que prácticamente era lo único con cara y ojos que llegaba en esa época, es decir, una adaptación que valiese la pena. Actualmente, cinematográficamente, yo me quedo con Nolan. The Dark Knight me parece una de las mejores películas que se han hecho sobre cómics. Está por ver el nuevo Batman de Pattinson, a ver cómo va porque yo ya no rajo de nada hasta no verlo. En redes se hartaron de criticar Joker y al final, a mí, la película me gustó bastante. Entonces hay que darle una oportunidad a todo.

Bienvenidos a Superficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

¡Déjanos tu opinión aquí!

A %d blogueros les gusta esto: