Tu web con noticias de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

El Señor de los Anillos: El Origen de la Tierra Media

Todos hemos oído hablar de la Tierra Media, ese mundo fantástico creado por el mítico escritor inglés J. R. R. Tolkien, pero, ¿conocemos su origen? El objetivo de este texto es que tras leerlo conozcáis todo acerca del origen de la Tierra Media, quién y cómo la formó y qué seres la habitaban. Sin más preámbulo, ¡vamos allá!

Antes de comenzar se debe decir que todo lo que aquí se recoge está escrito en El Silmarillion la recopilación de libros del autor publicada de forma póstuma por su hijo, Chistopher Tolkien.

En un principio solo estaba Eru Ilúvatar, donde Eru es “el único” e Ilúvatar la unión de Ilúve, “todo”, y Atar, “padre”. Alrededor de Él no había nada así que creó a los Ainur, unos espíritus que surgían de los pensamientos del mismo Ilúvatar. En un paralelismo con el cristianismo, los Ainur serían los ángeles.

El canto de los Ainur

Los Ainur eran grandes amantes de la música, e Ilúvatar lo sabía, no por nada los había creado Él mismo, así que les dio una melodía para interpretar. Todos los Ainur entonaron a coro la melodía y su sonido llenó el vacío existente en el espacio.

Uno de los Ainur, llamado Melkor, además de ser el más poderoso, tenía la ambición de crear su propia música, totalmente opuesta a la que Ilúvatar les dio. Esto hizo que empezara un canto propio, influyendo en la música de los Ainur y distorsionando su obra.

Melkor

 

Cuando esto se fue de madre, Ilúvatar hizo que la melodía cesara y pasó a mostrar una visión a sus Ainur, donde les mostraba el mundo. Los Ainur no pudieron sino maravillarse ante tal obra, los materiales que lo conformaban y todo lo que en ella habitaba. Además, Ilúvatar les mostró el futuro de ese mundo, donde pudieron observar a los hijos del mismo que allí vivirían: elfos y hombres, comprendiendo así que ese mundo no era para los propios Ainur.

Pero el futuro que les fue mostrado no fue completo, por ejemplo, no sabían con exactitud cuándo surgirían cada una de estas razas. Aún así, esto les proporcionó gran conocimiento acerca de lo que estaba por venir.

Entonces Ilúvatar, de aquella imponente visión, creó el mundo, un mundo plano, no redondo. Unos cuantos de los Ainur se quedaron junto a Ilúvatar, pero otros muchos bajaron al mundo para poder prepararlo en vista de la llegada de los hombres y los elfos. Aquellos que bajaron al mundo terrenal dejaron de conocerse como Ainur y pasaron a ser los Valar y los Maiar. Se les consideraría algo así como “dioses” en la tierra.

Tierra Media Plana

Uno de los que bajaron fue Melkor, ese que iba a su bola. El objetivo de éste no fue ayudar a los seres que habitarían la tierra, si no que ansiaba gobernarlos y someterlos.

Cuando llegaron a la superficie, se percataron de que en ese mundo aún no podía aflorar la vida, pues era una amalgama de caos. Comprendieron finalmente que su deber era darle forma a la tierra y a los mares, aclimatando el terreno para la llegada de los hijos de Ilúvatar.

Cuando comprendieron esto surgió un problema, pues Melkor se autoproclamó rey de este mundo, dando inicio a la guerra de los Valar contra Melkor. Esto trajo las típicas disputas del estilo: los Valar hacen esto, Melkor lo deshacía impidiendo que avanzaran en su tarea. Estos hechos fueron los que dieron forma al mundo.

Ahora veámos cómo se dividieron los Ainur que decidieron bajar. Hemos dicho que se les conoció como Valar y Maiar, pues bien: los Valar eran los que mandaban y eran catorce en total. De estos catorce, solo seis de ellos tienen relevancia en los acontecimientos que tendrán lugar en el futuro. Estos seis Valar son: Manwë, el Rey de los mismos, Ulmo, Oromë, Mandos, Aulë y Yavanna (que eran marido y mujer). Los Maiar, por otro lado, tenían un rango menor que los Valar, por lo que se podrían definir como sus ayudantes.

Los Valar

Melkor perturbó la mente de algunos de los Maiar, haciendo que se unieran a su causa. De entre todos los Maiar que se unieron a él destaca el archiconocido Sauron, lugarteniente de Melkor y quien forjaría el Anillo Único en la historia de El Señor de los Anillos. De los Maiar que se quedaron con los Valar destaca uno llamado Olórin, un nombre que de por sí no os dirá nada a muchos. Pero si os digo que durante la Tercera Edad se le conocerá como el mago Gandalf la cosa cambia, ¿verdad?

Melkor se rodeó no solo de los Maiar que decidieron seguirle, sino de espíritus de las sombras conocidos como los Balrog y algunos otros. Se dedicó a aunar un gran ejército de estos seres para enfrentarse con los Valar, los cuales continuaron su labor de dar forma al mundo.

Aún no existían el sol, la luna y las estrellas, por lo que los Valar decidieron crear dos faros que darían luz al mundo desde una altura mayor a cualquier orografía. Colocaron una al norte y otra al sur, para poder iluminar todo el territorio de la superficie del mundo.

Melkor decidió que “su mundo” estaría mucho mejor sumido en la penumbra, así que decidió destruir las dos lámparas que los Valar habían erigido. Construyó en el norte su fortaleza, bautizada con el nombre de Utumno. Esta le sirvió para defenderse de la respuesta de los Valar a la destrucción de sus obras, que decidieron enfocar sus esfuerzos en arreglar el desaguisado que había generado la caída de los faros en la tierra, lo que les llevó a dejar a Melkor en paz.

Valinor y los Dos Árboles

Tras restaurar lo perdido, los Valar se trasladaron a Valinor, la tierra del oeste del mundo donde establecieron su morada permanente. Defendieron la ciudad que erigieron con grandes cadenas montañosas, evitando así cualquier intrusión por parte del enemigo. Yavanna, una de los Valar anteriormente mencionados, entonó una hermosa canción que hizo brotar del suelo Dos Árboles. Eran enormes y más hermosos que cualquiera que ya existiera, además brillaban con luz propia, iluminando así todo Valinor.

El día que surgieron estos Dos Árboles de las entrañas de la tierra fue cuando se empezó a contabilizar el tiempo, dando origen a la Tierra Media.

Y así concluye el origen de la Tierra Media, la semana que viene hablaremos de la siguiente etapa en la historia de la Tierra Media, la Edad de los Árboles.

Bienvenidos a Súper Ficción, tu web de fantasía, superhéroes y ciencia ficción.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.