Tu web con noticias de superhéroes, fantasía y ciencia ficción.

Batman Año 1 Un clásico atemporal

¡Estrenamos sección! A partir de hora, y de forma mensual, la sección de cómics de Superficción traerá una recomendación especial. Esa recomendación será una de las grandes obras clásicas dentro del mundo del cómic y por clásica se entiende desde principios del siglo XX hasta el 2000. ¿Por qué? Muy sencillo, en el mundo actual que todo cambia muy deprisa, a veces, nos olvidamos de los orígenes y con la cantidad de series, eventos, tomos, grapas, ediciones limitadas, etc. muchas veces los nuevos lectores (y los no tan nuevos) no dan abasto.

Estrenamos sección de clásicos del mundo del cómic

Por eso, creamos esta sección, para llegar a las obras cumbre clásicas que explican muchas cosas, que marcan un inicio y sobretodo que son imprescindibles en la librería de todo coleccionista y amante de los cómics.

¿Con qué empezamos? Fácil. Con, quizá, el mejor origen de uno de los superhéroes más famoso, más reconocido, más seguido y más amado por el público: Batman. Ese origen no es otro que el que crearon Frank Miller y David Mazzucchelli en 1987: Batman Año 1.

Bataman: Año uno, un clásicoa temporal.

Aclamada por infinidad de fans, Año 1 es una obra especial, sobria, elegante… supone el punto de partida del Batman que todos conocemos, la fuente de inspiración de la que beben todos aquellos que quieren hacer o crear algo sobre el murciélago. Como se ha mencionado al principio, es imprescindible en la colección y sobretodo es el mejor punto de partida para los nuevos lectores.

Nos encontramos ante una obra ideal para nuevos lectores

Denny O’Neil (guionista y editor de cómics) explica en una introducción de 1988 el por qué de Año 1. Comenta que en la década de los 80 DC Cómics quiso darle un relanzamiento a sus grandes superhéroes.

Para Superman y Wonder Woman, según parece, no había problemas pero con Batman sí. El problema venía dado porque el origen que le dieron Bob Kane y Bill Finger en 1939 era prácticamente perfecto. Es decir, se entendía perfectamente y encajaba con todo lo que el personaje de Batman suponía y frente a ello era muy complicado volver a darle un origen. Sin embargo, los editores decidieron que había que dar ese paso y había que conseguir introducir conceptos nuevos, O’Neil habla “de profundidad, de complejidad, de un contexto más amplio”. Además de añadir las nuevas técnicas narrativas de la época.

Batman: Año uno, un clásico atemporal.

Frank Miller se ofreció voluntario, su trabajo anterior le avalaba así que junto con David Mazzucchelli se pusieron manos a la obra y el resultado fue el magnífico cómic que tenemos a día de hoy.

Año 1 arranca con la llegada de Bruce Wayne a Gotham tras haber estado 12 años fuera. Tiene 25 años y el motivo por el que ha decidido volver no tarda en aparecer aunque no es como imaginamos. Bruce no vuelve y ya es Batman, si no que en este cómic se convierte en Batman. Es en este cómic cuando tiene la visión de ser lo que quiere ser y cuando lo hace seguimos su primer año de aventuras (de ahí el título). Es un origen fantástico porque nos encontramos a un Batman inteligente y capaz pero inexperto, el lector va madurando con él a medida que avanza la obra.

Bruce Wayne decide cómo va a ser Batman

Al tiempo que Bruce llega a Gotham, llega también Jim Gordon como nuevo teniente en el departamento de policía. Gordon se encuentra con un departamento corrupto que le hace entender en seguida cómo funciona la ciudad. Su tarea tampoco será fácil y quizá sea de los personajes que más sufra durante la obra. Aun así, Gordon nos sorprende con alguno de sus actos.

El cómic en sí no es un cómic largo, (128 páginas) y la historia no es tampoco algo extremadamente épico. Sin embrago es algo necesario, imprescindible en la vida de Batman y es algo que debe ser contado. La muerte de los Wayne junto con la visión de Bruce para convertirse en Batman son los dos grandes acontecimientos que justifican el cómic. En definitiva, una obra redonda que cumple con su función y que nos deja maravillados. Prueba de ello es que prácticamente todas las películas de Batman usan este origen del murciélago.

Batman: Año uno, un clásico atemporal.

En mi caso, tengo la edición del 30 aniversario que ECC publicó en 2017. Mola porque la portada y contraportada son totalmente blancas y contrastan con el dibujo de Batman, en negro, extendiendo la capa. Esta edición cuenta con la introducción antes mencionada de Denny O’Neil y al final un material extra interesante que sobretodo son dibujos, bocetos e ideas de Mazzucchelli.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.